miércoles, 30 de abril de 2008

Buen viaje Hofmann


El químico suizo Albert Hofmann, que por accidente descubrió la droga alucinógena LSD en 1943, murió el martes a los 102 años de edad, indicó el miércoles la alcaldía de su pueblo, Burg, cerca de Basilea, al noroeste de Suiza, citada por la agencia suiza ATS. Hofmann, nacido en 1906 en Baden, entró en la historia el 16 de abril de 1943 al experimentar él mismo y por casualidad LSD.

Estudiante de química, Hofmann estaba experimentando con los alcaloides del tizón (hongo pequeño) del centeno para crear un estimulante circulatorio y respiratorio, la Dietilamida de Ácido Lisérgico (LSD). Sin darse cuenta dejó caer una gota en su mano.

Empezó entonces a tener sensaciones extrañísimas: angustia, vértigo, visiones sobrenaturales, objetos que se movían en el espacio, sentimiento de felicidad y plenitud.

Ese día, regresando a su casa en bicicleta, experimentó su primer "viaje" al volver a tener sensaciones de su infancia y sobre todo, sentirse capaz de volar. Tres días después, repitió la experiencia y tuvo las mismas sensaciones. Esa sustancia terminó siendo útil en psiquiatría y en neurología para despertar a enfermos amorfos y sin reacción a los medicamentos.

Entre 1947 y 1966, el grupo químico suizo Sandoz, para el que Albert Hofmann trabajó muchos años, comenzó a fabricar grageas y ampollas de uso médico. Pero los abusos dieron mala reputación al LSD, sobre todo en Estados Unidos, donde en los años sesenta se convirtió en la droga número uno del movimiento hippie. El LSD terminó siendo prohibido y Sandoz dejó de fabricarlo.

Al festejar su centenario, hace dos años, Albert Hofmann había intentado rehabilitar su invención, explicando a la prensa que el LSD ayuda a calmar el sufrimiento, sobre todo en enfermos terminales, y cuando la morfina ya no hace efecto.

Hofmann, aclaraba, no obstante, que la absorción de LSD sin ninguna precaución puede ser sumamente peligroso y que nunca se sabe lo que pueden contener las píldoras vendidas de forma ilegal.

Expertos estadunidenses y europeos de primera línea se pronunciaron en los últimos años a favor de una flexibilización de la prohibición que pesa sobre el LSD en la investigación y en la terapia.

Investigaciones sobre los efectos del LSD en el cerebro podrían desembocar en una mejora de los tratamientos contra la esquizofrenia, según un estudio publicado en febrero pasado por la revista británica Nature.

Durante las siguientes décadas, Hofmann también se interesó por otras drogas naturales de efectos similares al LSD, como la ayahuasca, el san pedro, la iboga, el peyote y toda una serie de hongos alucinógenos.

Gracias Albert Hofmann, que la fuerza te acompañe...


martes, 29 de abril de 2008

2 Tickets Final Moscow 2008 ( 1ª Cat )


Se vende bolígrafo bic azul, de regalo 2 entradas para la final de la champions ( 1ª categoria) que se celebrará el próximo 21 de mayo en Moscu.

2 TICKETS FOR THE FINAL OF CHAMPIONS LEAGUE IN MOSCOW 2008.
CATEGORY 1. THE BEST ZONE.

Interesados escribir a Robert Zamora: robezais@yahoo.es
Contact:
robezais@yahoo.es


Silencioso Tao


Los cristianos, altruistas donde los haya y más preocupados por la salvación ajena que por la propia, se ven obligados a convencer a los paganos y a los ateos de que Dios existe. Los musulmanes se empeñan en demostrarnos que Dios existe, pero que hace tiempo que ha dimitido de su cargo. Los ateos, por su parte, se ven obligados a convencer a los creyentes de que Dios no es más que una superstición primitiva e infantil, que impide, o cuanto menos lastra, el verdadero progreso social. Entre unos y otros, bizantinas discusiones, interminables y carentes de sentido, se suceden.

Mientras tanto, el sabio taoísta se sienta tranquilamente junto al río a ver pasar a las gráciles bañistas y a gozar del Tao a su gusto, sin preocuparse de si éste existe o no. El sabio no necesita afirmar el Tao; !está demasiado ocupado disfrutando de Él!


Inspirado en Silencioso Tao de Raymond M. Smullyan.

domingo, 27 de abril de 2008

Satori


Dice Erich Fromm que el hombre actual sufre una crisis espiritual. Se queja de insomnio, de lo mal que le va en su trabajo o con su pareja, etc... pero estas quejas no son más que la forma consciente en que nuestra cultura le permite expresar algo más profundo: "la enajenación de uno mismo, de nuestros semejantes y de la naturaleza; la conciencia de que la vida se nos escapa de las manos como arena y que moriremos sin haber vivido".

Según Fromm, "gran parte de lo que la gente tiene en su mente consciente es ficción o engaño". El contenido de la conciencia está socialmente condicionado. Existen varios filtros: el lenguaje (una experiencia casi nunca entra en la conciencia si el lenguaje no tiene palabras para expresarla), la lógica (para una persona que vive en una cultura en la que la verdad de la lógica aristotélica no es puesta en duda es muy difícil tener conciencia de experiencias que contradicen dicha lógica), el contenido (toda sociedad excluye ciertos pensamientos y sentimientos incompatibles con el grupo). Por otra parte, el hombre moderno, como consecuencia del creciente acento sobre el conocimiento intelectual, que es condición de los logros científicos y técnicos, sufre un proceso de "cerebración" (cree que ve, pero sólo ve palabras; cree que siente, pero sólo piensa sentimientos. Tan pronto como se expresa algo en una palabra se produce una enajenación, y la experiencia plena ya ha sido sustituida por la palabra). En conclusión: "la persona media, aunque piensa que está despierta, está en realidad medio dormida...tiene conciencia de la realidad sólo en la medida en que el funcionamiento social lo hace necesario. Tiene conciencia de sus semejantes en tanto que necesita cooperar con ellos; tiene conciencia de la realidad material y social en tanto que necesita conocerla para manipularla."

Siendo esto así, no es extraño que D.T. Suzuki defina la experiencia del satori (la "iluminación" en el zen) como "hacer consciente lo inconsciente". Se trata simplemente de superar toda esta serie de condicionamientos provocados por la sociedad, el propio egosimo, etc.. para lograr ver la realidad "tal cual es". No hay nada sobrenatural ni mágico en ello. Alcanzar esta meta, sin embargo, no es fácil. Para empezar, supone una "humillación", una experiencia dolorosa, implica reconocer que uno ha vivido en un mundo de ficciones mentales , requiere humildad y desapego. Y eso es sólo el principio...

Una búsqueda espiritual solamente es posible si te ha sucedido algo sin que tú lo sepas. Puede ser con el amor, puede ser con la música, puede ser en la naturaleza, puede ser con la amistad, puede ser con cualquier comunión. Algo te ha sucedido que ha sido una fuente de gozo y que ahora es sólo un recuerdo, una memoria. Puede que ni siquiera sea un recuerdo consciente; puede ser inconsciente. Puede que esté esperando como una semilla en algún lugar en lo profundo de ti. Esta semilla se convertirá en la causa de una indagación y tú continuarás buscando algo que no conoces. ¿Qué es lo que estás buscando? No lo sabes. Pero aún así, en algún lugar, puede que desconocido para ti, alguna experiencia, algún momento maravilloso, se haya convertido en parte de tu mente. Se ha convertido en una semilla y ahora, esa semilla está abriéndose paso a través de ti y tú estás buscando algo que no sabes nombrar, que no sabes explicar.

¿Qué es lo que estás buscando? Si una persona espiritual es sincera y honesta no podrá decir, "Estoy buscando a Dios", porque no sabe si Dios existe o no existe. Y la palabra "Dios" carece por completo de sentido a menos que lo hayas conocido. De modo que no puedes buscar a Dios o al Moksha – la Liberación—; no puedes. Un buscador sincero tendrá que volver sobre sí mismo. La búsqueda no es de algo en el exterior; es de algo interior. En algún lugar existe algo que ha sido vislumbrado, que se ha convertido en la semilla y que te está empujando, te está aguijoneando hacia algo desconocido.

La búsqueda espiritual no es una atracción desde el exterior; es un empuje interior. Siempre es un empuje. Y si es una atracción, la búsqueda no es sincera, no es auténtica. Entonces no es más que una búsqueda para alguna nueva clase de gratificación, una nueva clase de deseo. La búsqueda espiritual siempre es un empuje hacia algo desde el interior más profundo de ti mismo, algo de lo cual has tenido un vislumbre. No lo has interpretado, no lo has conocido conscientemente. Puede ser un recuerdo de un satori en la infancia que esté profundamente enterrado en el inconsciente. Puede ser un gozoso momento de satori en el vientre de tu madre, una dichosa existencia sin preocupaciones, sin tensiones, en un estado de mente completamente relajado. Puede ser un profundo e inconsciente sentimiento, un sentimiento que no conoces conscientemente, el que te está empujando.

Los psicólogos afirman que todo el concepto de búsqueda espiritual surge de la maravillosa existencia en el vientre de la madre. Es maravillosa, oscura, sin un solo rayo de tensión. Con el primer destello de la luz, empieza a sentirse la tensión, pero la oscuridad es absoluta relajación. No hay preocupaciones, nada que hacer. Ni tan solo has de respirar; tu madre respira por ti. Existes exactamente de la forma que uno entiende que ha de existir cuando se alcanza el Moksha. Todo simplemente "es", y ser "es" maravilloso. No se ha de hacer nada para alcanzar este estado; tan sólo "ser".

De modo que puede decirse que hay una profunda e inconsciente semilla en tu interior que ha experimentado una relajación total. Puede que sea alguna experiencia de una dicha extática en la infancia; un satori infantil. Toda la infancia está plena de satoris, pero los has perdido. El Paraíso se ha perdido y Adán es expulsado del Paraíso. Pero el recuerdo está ahí, el desconocido recuerdo que te empuja.

El samadhi es distinto de esto. No has conocido el samadhi, pero mediante el satori aparece la promesa de que algo mayor es posible. El satori se convierte en la promesa que te conducirá hacia el samadhi.

Osho


viernes, 25 de abril de 2008

Oración de la Serenidad

"O deus,
concédeme la
serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar,
coraje para cambiar las cosas
que si puedo,
y sabiduria para distinguir las unas de las otras"


Buscando


Buscando como los que aún no han encontrado y encontrando como encuentran los que saben que han de seguir buscando.

San Agustín

jueves, 24 de abril de 2008

La barbacooa...





Ya están aqui las fotos de la barbacoa del domingo pasado.

Mama, como podrás observar estamos todos bien. La enfermera Kurda sigue cuidando del papa cuando lo sacamos de la resi. Como verás acabó un poco borracho del cava y la medicación... pero después de ponerle la inyección y la lavativa se quedó muy agustito.

No te asustes por el consolador y el estimulador de clitoris que tiene la Ton... digo la Lola. No son mios mama, sabes que ya dejé la calle. Son el atrezzo de la nueva película que rodará el papa en México el año que viene. Se los ha dejado a la Report para que investigue sobre ello. Tu niña la negra, la Jessica Vanessa sigue saliendo muy guapa en las fotos, yo creo que ya le da al botox...
Como ves la Paka y su marido siguen tan estupendos como siempre, si es que en las fotos no los oyes que si no...

Y que te voy a contar del Joan, si no es por él no comemos... pero ya sabes, tan atento como siempre, el primero en ponerse al fuego y el primero en acabarse el cava!
A la fili la teniamos en la cocina fregando... por eso no sale en las fotos...
En fin... y el resto pues ya ves... disfrutando del jardin de tu hija la report, que parece que por fin sienta la cabeza... su marido nos hizo de Dj toda la tarde...

Espero que te sientas orgullosa de que tus vástagos se reunan para compartir la comida en la mesa mientras tu trabajas duro los domingos para sacarnos adelante... y encima con los hijos esos de la gran bretaña...

Un abrazo mama!!

Tu prosti

Felicidades Jimena!



Fiiilizz fiiiliz en tu diiiiiia...
amiguita que dioooos te bendiiiigaaa...

miércoles, 23 de abril de 2008

El proceso del enfado

Supongamos –el ejemplo es de Daniel Goleman– que otro conductor se aproxima peligrosamente a nosotros en medio del intenso tráfico de la circulación urbana, y su maniobra nos obliga a dar un golpe de volante y un fuerte frenazo para lograr esquivarlo. ¿Cuál es nuestra reacción?

Es posible que nuestro primer pensamiento sea: «¡Este imbécil, casi choca conmigo. No sabe por dónde va!». Y quizá vaya seguido de otros pensamientos más duros y hostiles, que pueden transformarse en frases, gestos o incluso gritos. Y como resultado de ese pequeño incidente, sufrimos una fuerte descarga de adrenalina, una crispación y un mal humor que puede durarnos unos segundos, o unos minutos..., a no ser que se dispare nuestro mal genio y hagamos algo de consecuencias más serias y duraderas.

Comparemos ahora esa reacción con otra más serena, o con un poco de sentido del humor: «Vaya, parece que no me ha visto. Se ve que lleva prisa, parece que va a apagar un incendio.» Este estilo de reacción atempera nuestro primer pensamiento de cólera mediante la comprensión o el buen humor, y detiene la escalada del enfado.

—Pero el enfado no tiene por qué ser malo siempre.

Por supuesto. Se trata de alcanzar ese equilibrio que proponía Aristóteles cuando decía: Cualquiera puede enfadarse, eso es muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado adecuado, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, ya no resulta tan sencillo.

A veces convendrá exteriorizar nuestra indignación para remarcar una actitud de reprobación que consideramos conveniente mostrar, pero otras veces –quizá las más– el problema es que el enfado puede escapar a nuestro control. Como escribió Benjamin Franklin, siempre tendremos razones para estar enfadados, pero esas razones rara vez serán buenas.

—De todas formas, a veces será mejor descargar el enfado que quedárselo dentro.

A veces sí, pero es dudoso que esa terapia sea eficaz de modo general. No está nada claro que descargar el enfado tenga efectos liberadores.

Lo normal es que el hecho de dar rienda suelta a nuestro enfado, aunque al principio parezca proporcionar un cierto alivio o satisfacción, haga poco o nada por mitigar sus efectos. Es verdad que hay excepciones, y a veces resulta necesario expresar con rotundidad nuestra indignación, e incluso puede resultar sumamente pedagógico (por ejemplo, para restaurar la autoridad, o para mostrar la gravedad de una situación); sin embargo, dada la naturaleza altamente inflamable de la ira, eso es mucho más difícil de hacer que de decir: mantenerse dentro de los límites razonables de un enfado es algo que a pocas personas les resulta posible.

Las más de las veces –casi todas–, descargar el enfado nos lleva a decir y hacer cosas de las que –si somos sinceros con nosotros mismos– nos habremos arrepentido al poco tiempo. En los momentos de enfado se piensan, se dicen y se hacen cosas que producen heridas que a veces no tienen arreglo, o al menos tienen un arreglo difícil.

Alfonso Aguiló

martes, 22 de abril de 2008

Algún día


Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas.

Pablo Neruda

Vivir el instante


En la vida tribal es obligado ir despacio, vivir el instante presente
y comunicarse con la tierra y con la naturaleza.
La paciencia es un imperativo, nadie parece comprender que sentido tiene darse prisa.


Sobonfu Somé

lunes, 21 de abril de 2008

Sueños...

Y una aprende...


Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad y uno empieza a aprender.

Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas
y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta
y los ojos abiertos y uno aprende a construir
todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno de mañana
es demasiado inseguro para planes…
y los futuros tienen una forma de
caerse en la mitad.

Y después de un tiempo
uno aprende que si es demasiado,
hasta el calorcito del sol quema.
Así que uno planta su propio jardín
y decora su propia alma, en lugar
de esperar a que alguien le traiga flores.

Y uno aprende que realmente puede aguantar,
que uno realmente es fuerte,
que uno realmente vale,
y uno aprende y aprende…
y con cada día uno aprende.

Jorge Luis Borges

jueves, 17 de abril de 2008

El pingüino emperador


Es el más grande de los pingüinos
Peso adultos: entre 30 - 40 kgs.
Altura adultos: 110 - 115 cms.
Habitat: continente antártico
Alimento: peces pequeños, calamares y crustáceos.
Tiempo de vida: hasta 20 años
Edad de reproducción: desde los 4 años en adelante
Pueden sumergirse a profundidades de más de 300 mts. y mantener un buceo de hasta 20 minutos.
Depredadores: Petrel Gigante para los huevos y crías. Orca y León Marino en el mar.

Epoca de Apareamiento y Crianza:

Cada Pingüino Emperador, al volver desde zonas de más al norte a su zona de crianza en la Antártida, busca a su pareja del año anterior, y sólo en caso que no pueda encontrarla (normalmente por la muerte de ésta), elegirá a otra pareja. Si un macho trata de juntarse con una hembra que aún no ha encontrado a su pareja del año anterior, y ésta llega luego, el intruso inmediatamente se va en busca de otra hembra solitaria.
Aunque ambos pingüinos sean pareja de años, al encontrarse nuevamente no se aparean inmediatamente, sino tienen una etapa previa de cortejo.

Las colonias de nidificación se forman tempranamente antes de la llegada del invierno. Cada pareja busca un lugar apropiado en donde, sin nido ni preparación especial, coloca su único huevo. Esto ocurre alrededor de Mayo o Junio, al comienzo del crudo invierno antártico; en donde las oscuras noches llegan a durar más de 20 horas. El huevo es traspasado por la hembra inmediatamente al macho quien lo coloca sobre las patas para evitar el contacto con el frio suelo, siendo tapado completamente con las plumas del abdomen. La hembra regresa al mar para alimentarse. Debido al rigor de la época de crianza, el padre llega a perder hasta la mitad de su peso. Por este motivo, como el gasto de energía es enorme sólo pueden criar un polluelo; y una de las formas de ahorrar energía es que el macho puede pasar la mayor parte del día durmiendo mientras incuba y ayuna por cerca de dos meses.

Los lugares de cría no solo están cerca del mar, sino que pueden llegar a internarse hasta 90 kms. hacia el interior del continente helado.

A principios de Septiembre nacen las crías muy hambrientas. Por esa época vuelven las hembras para relevar a sus compañeros mientras estos van al mar a alimentarse. Si al nacer el polluelo, la hembra aún no ha llegado, el macho regurgita una secreción blanca que sirve de alimento al polluelo.

Cuando las crías de la colonia han crecido, se juntan en las denominadas "guarderías" mientras los padres van a alimentarse. A pesar de que en esta época azotan vientos de hasta 180 kms/h con temperaturas de -60ºC, en el interior de estas guarderías en donde las crías se agrupan, la temperatura puede llegar a 20ºC. Al volver los adultos, tanto padres como hijos pueden reconocerse por sus gritos característicos, los cuales se pueden escuchar hasta a 1 km. de distancia.

Los pollos crecen lentamente al principio y más rápidamente hacia el final de la primavera, siendo independientes a la mitad del verano.

Se piensa que la nidificación del Pingüino Emperador es llevada a cabo en esta época tan dura para que, cuando las crías crezcan y se independicen hacia el verano, puedan capturar el alimento en forma más fácil, ya que es más abundante y el tiempo bastante menos riguroso...

Película recomendada: "El viaje del emperador"


miércoles, 16 de abril de 2008

Aqui


Cuelgo la soledad en el perchero
y ella me mira con sus ojos pardos
entonces me conmueve y la descuelgo
y la llevo conmigo a conocerme

Benedetti

martes, 15 de abril de 2008

En pie


Este no es el principio, sólo un punto y aparte. Un nuevo inicio. Un nuevo amanecer. Un arco iris tras la tormenta, o eso al menos me gustaría pensar... Dicen que caerse es optativo pero levantarse, obligatorio... Asi que de nuevo estamos en pie, desafiando el equilibrio, y mirando frente a frente a la vida. Pidiéndola que nos seduzca cada día...

Fuente: Ideas

lunes, 14 de abril de 2008

Estoy viva


Estoy viva como fruta madura
dueña ya de inviernos y veranos,
abuela de los pájaros,
tejedora del viento navegante.
No se ha educado aún mi corazón y,
niña, tiemblo en los atardeceres,
me deslumbran el verde,
las marimbas y el ruido de la lluvia
hermanándose con mi húmedo vientre,
cuando todo es más suave y luminoso.

Crezco y no aprendo a crecer,
no me desilusiono, ni me vuelvo mujer
envuelta en velos, descreída de todo,
lamentando su suerte.
Con cada día, se me nacen los ojos del asombro,
de la tierra parida, el canto de los pueblos,
los brazos del obrero construyendo,
la mujer vendedora con su ramo de hijos,
los chavales alegres marchando hacia el colegio.

Sí.
Es verdad que a ratos estoy triste
y salgo a los caminos,
suelta como mi pelo, y lloro por las cosas
más dulces y más tiernasy atesoro recuerdos
brotando entre mis huesos
y soy una infinita espiral que se retuerce
entre lunas y soles, avanzando en los días,
desenrollando el tiempo
con miedo o desparpajo, desenvainando estrellas
para subir más alto, más arriba, dándole caza al aire,
gozándome en el ser que me sustenta,
en la eterna marea de flujos y reflujos
que mueve el universo
y que impulsa los giros redondos de la tierra

Soy la mujer que piensa.
Algún día
mis ojos
encenderán luciérnagas.

Gioconda Belli

domingo, 13 de abril de 2008

Lo que embellece el desierto... es que esconde un pozo en cualquier parte.


Dice el Principito que todas las personas mayores primero fueron niños... Y la diferencia entre uno y otro quizá sea la capacidad de ilusionarse, de rebelarse, de improvisar, de soñar, de vivir sin miedo... Y es que los adultos siempre necesitan explicaciones, y tal vez, volvemos a ser niños cuando amordazamos la razón y sus argumentos para simplemente dejarnos llevar y sentir..

Siempre he amado al desierto. Uno puede sentarse sobre una duna de arena sin ver ni escuchar y, sin embargo, siempre hay algo que brilla en el silencio. Encontrar ese algo, es el reto de cada amanecer, la manera que tiene la vida de seducirnos cada día... A veces no será más que una sonrisa; otras, una voz risueña a través del teléfono,.. y en alguna ocasión, quizá nos topemos hasta con nosotros mismos.. Quizá el secreto esté en que hay que exigirle a cada uno aquello que es capaz de hacer o dar... en dejar que la libertad sea la marque las pautas, porque no hay mejor regalo que la compañía de ese pajarillo que sigue a nuestro lado, a pesar de tener la ventana abierta… Esta es la clave del sentido de la vida; amar es preocuparse por otro... es sentirse responsable por otro

Yo también me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya... Tal vez sean las migas que alguien dejó indicándonos el camino a seguir para encontrar el tesoro en nuestro plano vital, las piezas de nuestro puzzle personal… Ese que varía según la altura desde donde lo miremos ...
Tal vez por eso me gusta por la noche escuchar las estrellas. Son como quinientos millones de cascabeles

Sólo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible para los ojos.

El principito ( A. Saint Exupéry)
Fuente: Ideas
Fotografia: Jaume Sancho

Sábado de Aikido...




Je je je Aqui estamos los aikidokas del futuro!
Hacemos buena cara no? jaja, unos mas que otros...
Aun me duran las agujetas!
Salud companys!!!

Misogi


La sesión de entrenamiento había iniciado de forma normal. Nada advirtió lo que seguiría a continuación. Después de los primeros 300 suburi (cortes rápidos y repetidos), la mayoría de los practicantes estaban seguros que la orden “Yame!” se daría muy pronto por lo que algunos pocos empezaron a disminuir el ritmo.

Aparte de algunos de los alumnos más experimentados, nadie esperaba que esto continuara, pues 300 cortes formaban el inicio típico de una clase.
Después de 20 minutos, con los hombros ardiendo de fatiga muscular después de 300 cortes y por la falta de experiencia, algunos estudiantes con menos experiencia empezaron a sentirse incómodos. No podían continuar, pero no podían darse por vencido frente a los demás. “¡Si tan solo el movimiento cambiara!” pensaban para sí mismos, pero no, el Kiai daba el ritmo para este mismo movimiento, que reflejaba ecos en el dojo como un encantamiento.

Poco a poco, el grupo de practicantes fue engullido por un estado de esfuerzo conciente, el dolor se desvaneció, la mente olvidó la última pregunta que había quedado sin contestar. La necesidad de pensar se desvanecía. La acción rítmica y única del corte subía hacia las vigas del techo del dojo como una oración.
Pero cada uno tiene diferente resistencia mental y física. Las primeras manos cayeron después de 45 minutos, seguida de unas cuantas más. El primero en abandonar sintió un leve desconsuelo, mezclado con una sensación de culpa. Esto continuó, otros más se rindieron, pero la gran mayoría se mantuvo, completamente empapados en sudor y con la mirada vacía. Algunos de los que se habían detenido regresaron para continuar. Todos se mantenían unidos por el ritmo y el Kiai de los más persistentes. Sus mentes estaban vacías y no les importaba más cuando terminaría esto.

De repente, para la sorpresa de todos, “¡Yame!”. En silencio, todos miraron sus manos cubiertas de ampollas, sorprendidos al darse cuenta de que pudieron haber continuado así por mucho más tiempo. Se miraron unos a otros, como saliendo de un sueño sorpresivo. Para algunos esto fue una pesadilla real, y para aquellos que despertaron en medio de ella, se preguntaban si pudieron haber continuado si realmente lo hubieran querido. Algunos encontraban excusas para si mismos (no estaban listos, los últimos días habían estado muy cansados) y estaban listos para tratar de convencer a los demás, quienes no nada habían preguntado. Pero sobre todo, todos los estudiantes sintieron que su ego había disminuido notablemente.
El guía, impasible en Fudoshi, le dio al grupo un momento más para recobrarse del shock y entonces concluyó la sesión con una reverencia, sin dar más explicaciones. ¿Se necesitaba una explicación?

El grupo había pasado por un “Misogi sorpresa”. Todos habían compartido un sobre esfuerzo físico y metal. Esto fue posible en parte por el estado de conciencia generado por el movimiento simple, siempre idéntico del corte, llevado a cabo con un ritmo estable y constante. Todo mundo se encontró frente a frente con si mismo tal como realmente es - débil, susceptible al dolor y a la fatiga - en pocas palabras, tal como realmente es. Algunos quedaron sorprendidos gratamente, otros, se habían sobreestimado, pero todos ganaron algo. Humildad. Los lazos que unían al grupo se fortalecieron. Todos se sintieron temporalmente purificados.


Misogi es un elemento indispensable para formar shugyosha. A este se le llama Sheishin Tanren (forjar un espíritu puro). Sin que este tipo de entrenamiento se convierta en un entrenamiento regular, debe ser usado periódicamente, particularmente durante seminarios o sesiones de entrenamiento.

Traducción por Ch. Leyes
Fuente entrenando aikido

viernes, 11 de abril de 2008

Buscando...


Hay lugares, momentos, personas que golpean suavemente nuestra espalda para hacernos girar y desviar nuestra mirada hacia otra parte. A menudo, aún sin pretenderlo, hacen que descubramos en el horizonte una silueta entre las sombras, unas gotas de sabiduría, o simplemente un nuevo camino por recorrer.

Bocanadas de aire fresco, que unas veces son verdaderos huracanes y otras, dulce brisa en la veleta de nuestra existencia. Nombres que dejan de ser comunes para ser concretos, que forman parte de los cimientos de nuestra arquitectura humana. Y sobre ellos, vamos construyendo el día a día, apoyándonos en sus miradas, en sus palabras sabias, en sus arranques de locura y nostalgia.. viviendo y recorriendo a través de ellos esos mundos que aun existiendo, sólo tienen sentido cuando alguien los dibuja en tu retina, les presta su voz y su entusiasmo contagioso…


Hay instantes, imágenes, sensaciones, que existen porque alguien (algo) nos las enseñó de su mano...

Buscando las palabras se encuentran las ideas.
J. Joubert
Imagen tomada en la playa de Montepio, México 2003

Gatos



A pesar de ser fuente de inspiración de toda clase de creaciones artísticas, los gatos continúan siendo seres inescrutables.

Animal independiente (a veces no), egoísta (no siempre), cariñoso, curioso, terco, payaso, dormilón y juguetón, los gatos nos enseñan a tomarnos la vida con ligereza; a quitarnos las tensiones de encima (como hacen ellos cada dos por tres al estirarse tras una buena siesta -de las muchas que disfrutan durante el día-, o al sacudirse la energía tras haber sido liberados de nuestras “garras” humanas).

Considerado por unos como diabólico, y adorado por otros como una divinidad, todos asocian al gato como el animal doméstico más aristócrata… Ni da leche, ni lana… ni siquiera cuida la casa. Sin embargo, es capaz de ganarse el cariño de sus “amos”.

Esta presentación no pretende descubrir su misterioso espíritu. Si acaso -para quien tenga el gusto de disfrutar de su compañía- hace un guiño de complicidad a su naturaleza curiosa, juguetona y libre.

Fuente: el viaje de Riddhi

jueves, 10 de abril de 2008

Cultivando un espíritu marcial


Todos los que se inician en la práctica de Aikido están impulsados por un motivo particular o un grupo de metas. Entre los mas comunes deseos, están los de aprender autodefensa, desarrollar condicionamiento físico o simplemente la búsqueda de compañerismo. Después de un tiempo, estas metas iniciales toman un diferente significado en la medida que uno empieza a experimentar la experiencia transformadora de los efectos del Aikido en la vida de cada uno.


Ya que el Aikido – y las artes marciales en general – son disciplinas que enseñan técnicas capaces de lastimar o hasta inclusive matar a un adversario, deben ser practicadas con un sentido de suficiente seriedad y atención minuciosa a los detalles debido a los riegos inherentes envueltos. Entrenar focalizándonos en esta forma de estado mental nos lleva progresivamente al cultivo de los que se puede describir como un “Espíritu Marcial”.

Nosotros usamos aquí el termino “marcial” en el mismo sentido de la palabra “bu” en Japonés, como lo interpretaba el Fundador (O’sensei), desde el “budo”, traducido usualmente como “arte marcial”. “Bu” engloba dos conceptos principales. Primero, su connotación en el sistema Oriental de conocimiento de lucha con orígenes clásicos apuntando a la enseñanza de la defensa propia. Y segundo, “Bu” también incorpora la noción de una actividad o intento de búsqueda para dirigir al practicante por un camino de avance espiritual. Ambas ideas están contenidas en el Aikido de acuerdo a lo concebido por el Fundador Morihei Ueshiba.

por Stanley Pranin
Fuente "entrenando Aikido"

Zeek life animation

Para disfrutar...



miércoles, 9 de abril de 2008

El mamut...

Recordando momentos divertidos he encontrado de nuevo este video...
Para que os echeis unas risas....pobre mamut....

Otro pasito hacia Moscu


Y como no... mi querido Barça ha pasado a semifinales... Visca!

TALLERES DE VOZ


INSTRUMENTO DE AUTOCONOCIMIENTO




“ La voz te abre el camino a tu alma”

En este curso trabajaremos:

La voz y el cuerpo, instrumentos de desinhibición, y autoafirmación.

La voz y los elementos, agua, madera, fuego, tierra, y metal.

La voz como regulador de nuestra energía con nuestro propio sonido interno.

La voz como la creatividad que nos abre a un mundo de sensaciones.

Con la voz descubriremos a reconocer bloqueos y a solventarlos, mediante técnicas de sonido en relación al nombre, al cuerpo, a las emociones, y a los puntuales centros de energía de nuestro cuerpo.

Aprenderemos a como integrar la musicalidad y el ritmo en nosotros, dependiendo de nuestro estado interno, con diversos instrumentos incluyendo la voz.

Imparte el curso María Quero, Terapeuta del sonido y las emociones.
( Alumna de Fabien Mamen, de la escuela “Tamado academy” del sonido,el color y el cuerpo ).

Para solicitar plaza ponte en contacto a partir de las 17:00 en adelante.
669 27 25 87

Aikidokas...

Aquí estamos... celebrando que han aprobado su último examen Miquel y Emili...
Felicitats companys!



Maria Quero

Por fin! 4 días para subir er mardito video...
Pero ya está aqui para que todas/os lo podaís disfrutar.
Gracias Maria por este gran regalo.



Derechos letra y música reservados por Maria Quero.
Contacto: cristianilla@hotmail.com

martes, 8 de abril de 2008

Maestro Yoda

“Siento mucho miedo en ti.
El miedo es el camino al lado oscuro.
El miedo lleva al enojo,
el enojo al odio,
y el odio lleva al sufrimiento”

Yoda (Maestro Jedi Star Wars)

lunes, 7 de abril de 2008

Siguiendo adelante


El guerrero de la luz no siempre tiene fe. Hay momentos en los que no cree absolutamente en nada.
Y pregunta a su corazón: '¿Valdrá la pena tanto esfuerzo?'
Pero el corazón continúa callado, y el guerrero tiene que decidir por sí mismo.
Entonces busca un ejemplo. Y recuerda que Jesús pasó por algo semejante - para poder vivir la condición humana en toda su plenitud.
'Aleja de mí este cáliz', dijo Jesús. También Él perdió el ánimo y el valor, pero no se detuvo.
El guerrero de la luz continúa sin fe.
Pero, aún así, sigue adelante, y la fe termina volviendo.

Gracias Jimena!

sábado, 5 de abril de 2008

Día y noche y día



...Y nos preguntamos algunas veces con lágrimas de rabia, de dolor, ¿Por qué tenemos momentos que oscurecen nuestras almas? Y no comprendemos, luchamos en vano. ¿Acaso el día se pregunta, por qué la noche?


No, el día comprende, el día tiene su momento y con humildad da paso a la noche, noche que le enseña, noche sabia, noche que ilumina con ese matiz de oscuridad que embriaga, que encanta...

LAYLA

viernes, 4 de abril de 2008

Grito

Tus pupilas azules, tus entornados párpados,

encubren un fulgor de confusas traiciones.

La emanación violenta, maligna de esas rosas
me embriaga como vino donde duermen venenos.


A la hora en que danzan, dementes, las luciérnagas,
y asoma a nuestros ojos el brillo del deseo.


En vano me repites las palabras de halago,
y te odio y te amo abominablemente.


Renée Vivien

jueves, 3 de abril de 2008

La luna contigo


Ya que no puedo llegar a la luna contigo,
me la llevo en el bolsillo para que se quede contigo y conmigo.
Asi me cuenta ella de sus sueños, de lo que veia hace algunos meses, cuando el peso del deber a cumplir no se asomaba en nuestras noches. Cuando la lluvia, como la que hoy tocaba la ventana, nos acariciaba la piel al quedarnos fuera.
No es que el amor se ha hecho menos, al contrario, la dosis minima se ha intensificado y se ha vuelto mas simple, madura.
¿Que si hemos crecido? no solo eso, hemos expandido a tal punto el concepto de amor que ya no se cuando eres tu o cuando soy yo o cuando es el Amor en si mismo.
Mientras, me llevo la luna a navegar en mis noches, las que aun con el radiante sol del dia me recuerdan mucho a ti y a mi. Solo hasta que vuelva el marciano llamado Tiempo a dar treguas para mirarte.
pero si los amantes pobres la contemplaban
desde su ansiedad o desde sus hambrunas
entonces la menguante entornaba los ojos
porque tanta miseria no era para ella
hasta que una noche casualmente de luna
con murciélagos suaves con fantasmas y todo
esos amantes pobres se miraron a dúo
dijeron no va más al carajo selene.

Mario Benedetti

Cuttlas...

jeje... os suena de algo?

El Estado de conciencia


De la misma manera que una persona en su sueño no puede apreciar el "estado de vigilia", una persona corriente no puede darse cuenta lo que representa "estar conciente".
La vida ordinaria del hombre transcurre en el sueño de su propio estado de conciencia.

El Hombre mientras duerme no puede llevar una vida corriente, tiene que salir del sueño. Para que eso ocurra, cuenta con su instinto que le permite después que el sueño ha cumplido su objetivo, salir de él por su propia necesidad de vivir. En ese momento se "despierta" o entra en el estado de "vigilia".

No sucede lo mismo en el paso de "estado de vigilia" a "estado conciente".

Si bien el hombre tiene en su estado de vigilia momentos o ráfagas de "intuición", rara vez esos estados son tan fuertes para que la persona despierte a ese "estado de conciencia".

Nada en la vida cotidiana lo lleva a ese nuevo despertar. Y cree que no le es necesario y toda la actividad corriente puede ser llevada a cabo sin alcanzar otro estado que el de "vigilia".

Muy pocos consideran necesario trabajar por alcanzar un "estado de conciencia", todas las ideas que tiene, su educación y los demás condicionamientos se oponen a ello.
Sumergido en su vida corriente y por las demandas incesantes que este tipo de vida le obliga a responder, le impide ver la "necesidad" de satisfacer esa demanda interior. Al tener las mismas sensaciones físicas, al oírse siempre llamado por el mismo nombre, al encontrar conocido sus propios hábitos e inclinaciones que ha conocido, el hombre se imagina ser el mismo.

El hombre corriente se encuentra satisfecho con el estado de vigilia.

Cree que las insuficiencias y su eventual malestar provienen solamente de imperfecciones externas, y de la eliminación de ciertos defectos propios y de la gente que lo rodea.

Es necesario emprender un trabajo para poder alcanzar ese "estado de conciencia" que ya esta seguro de poseer. Por esta razón el hombre es llevado a vivir una vida de olvido. Su vida está llena de incidentes y contradicciones. No recuerda sus decisiones, ni la palabra que se dio a si mismo, y menos la que dio a los demás.

No recuerda lo que experimentó algunas horas atrás, inicia algo nuevo y al poco tiempo se aburre, a veces se olvida de por qué lo había emprendido.
Su interés cambia y se desplaza sin cesar, olvida como había pensado, como habló.

De esta manera sus teorías, opiniones, comportamientos cambian sin cesar. No conoce la estabilidad real. Frecuenta una estabilidad artificial creada con la ayuda de algunas asociaciones educadas en él, hábitos establecidos y condicionamientos en función de concepciones mentales, creadas por el medio ambiente tales como el honor, honestidad, deber, la ley, pero que no tiene relación, salvo por accidente, con su verdadera honestidad, con su verdadero honor, sólo alcanzables si se hubiera alcanzado el estado de conciencia.

Esto explica quizás el comportamiento del hombre hacia si mismo y hacia los que lo rodean.

En este accionar el hombre se olvida de si mismo y se pierde en todos sus problemas. Su atención es secuestrada por cada uno de ellos y se olvida completamente lo que en ese momento se proponía. Por un instante pone toda su atención en eso, sólo en eso, hasta que pase otra cosa que tome su atención y cambie su interés. En ese momento se ocupa de esa otra cosa y lo anterior es descartado o cae en el olvido. El hombre, así vive identificado con algún tema.

La atención que dispone es débil, no le permite mantener más que una sola cosa a la vez en su campo de visión. Algunas veces es atraída por las percepciones de lo que ocurre en el exterior, dando comienzo así a una continua interpretación de lo que sucede. Otras veces es tomada por alguna emoción interna que lo captura. Otras veces se enfoca a alguna percepción de lo real.

No sabe jamás con claridad en cual de estos tres terrenos se encuentra, quitándole así toda posibilidad de verse y observarse a si mismo.

La faz interpretativa y la imaginativa son superpuestas sin cesar sobre las percepciones reales por su intensa actividad psíquica mental. Se elaboran continuamente juntas, conjeturas y suposiciones, se interfieren con las percepciones de datos viejos y con las circunstancias reales actuales.

En particular sustituye o identifica todo el tiempo lo real y lo interpretativo y mental y se sirve indiferentemente de uno u de otro según le parezca más oportuno.

La sociedad, las circunstancias y hasta las condiciones atmosféricas le puede parecer una agresión personal si no son de su agrado. Generalmente todo el mundo está equivocado, el clima esta equivocado, sólo él tiene razón.

En ésta confusión el hombre se justifica a si mismo y deja de percibir éstas insuficiencias propias. Finalmente las encuentra normales y deja de sufrir por ello.

As salamun Aleykum

Trascripto por Nureddin Yerrahi
Aporte Foro Sufi

miércoles, 2 de abril de 2008

¿Por qué las mujeres estamos tanto rato en el lavabo público?


El gran secreto de todas las mujeres respecto a los baños es que de niña tu mamá te llevaba al baño, te enseñaba a limpiar la tabla del inodoro con papel higiénico y luego ponía tiras de papel cuidadosamente en el perímetro de la taza. Finalmente te instruía: 'Nunca, nunca te sientes en un baño publico' Y luego te mostraba 'la posición' que consiste en balancearte sobre el inodoro en una posición de sentarse sin que tu cuerpo haga contacto con la taza.' La Posición' es una de las primeras lecciones de vida de una niña, súper importante y necesaria, nos ha de acompañar durante el resto de nuestras vidas.

Pero aún hoy en nuestros años adultos, 'la posición' es dolorosamente difícil de mantener cuando tu vejiga está a punto de reventar. Cuando 'tienes que ir' a un baño público, te encuentras con una cola de mujeres que te hace pensar que dentro está Brad Pitt. Así que pides la vez y esperas paciente, sonriendo amablemente a las demás mujeres que también están discretamente cruzando piernas y brazos. Es la posición oficial de 'me estoy meando'.

Finalmente te toca tu turno, pero siempre llega la típica mamá con 'la niña pequeña que no se puede aguantar más' y aprovechan para saltarse ambas la cola con todo el morro!. Entonces verificas cada cubículo por debajo para ver si no hay piernas. Todos están ocupados. Finalmente uno se abre y te lanzas casi tirando a la persona que va saliendo. Entras y te das cuenta que el picaporte no funciona (nunca funciona); no importa...

Cuelgas tu bolso del gancho que hay en la puerta, y si no hay gancho (nunca hay gancho), inspeccionas la zona, el suelo esta lleno de líquidos indefinidos y no te atreves a dejarlo ahí, así que te lo cuelgas del cuello mientras miras como se balancea debajo tuyo, sin contar que te desnuca la correa, porque el bolso está lleno de mierdas que fuiste metiendo dentro - la mayoría de las cuales no usas, pero que las tienes por si acaso - ...Pero volviendo a la puerta... como no tenía picaporte, solo tienes la opción de sostenerla con una mano, mientras que con la otra de un tirón te bajas las bragas y tomas 'la posición'... Alivio...... AAhhhhhh....por fin... Ahí es cuando tus muslos empiezan a temblar.... por que estás suspendida en el aire, con las piernas flexionadas, las bragas cortándote la circulación de los muslos, el brazo extendido haciendo fuerza contra la puerta y un bolso de 5 kgs. colgando de tu cuello.

Te encantaría sentarte, pero no tuviste tiempo de limpiar la taza ni la cubrirte con papel, interiormente crees que no pasaría nada pero la voz de tu madre retumba en tu cabeza 'jamás te sientes en un water público!', así que te quedas en 'la posición' con el tembleque de piernas, entonces por un fallo de cálculo en las distancias una salpicada finíiiiiisima del chorro te salpica en tu propio culo y que ¡¡¡te moja hasta las medias!!! Tienes suerte si no te mojas tus propios zapatos, y es que adoptar 'la posición' requiere una gran concentración.

Para alejar de tu mente esa desgracia, buscas el rollo de papel higiénico peroooo, ¡joooooder...! el rollo esta vacío...! (siempre) Entonces suplicas al cielo que entre los 5 kgs. de trastos que llevas en el bolso haya un miserable kleenex, pero para buscar en tu bolso tienes que soltar la puerta, dudas un momento, pero no hay más remedio y en cuanto sueltas la puerta, alguien la empuja y recibes un portazo que tienes que frenar con un movimiento rápido y brusco, sin miramientos o todo el mundo te vera semi sentada en el aire con la bragas por la rodilla ¡¡NO!! Entonces gritas ¡¡¡O-CU-PA-DOOOO !!!', mientras continúas empujando la puerta con tu mano libre, das por hecho que todas las que esperan en el exterior han oído tu mensaje y ya puedes soltar la puerta sin miedo, nadie intentará abrirla de nuevo, (en eso las mujeres nos respetamos mucho) y te dispones a buscar tu kleenex sin agobios, te gustaría usar más de uno pero sabes lo valiosos que son en casos similares y te apañas con uno por si acaso.

En ese preciso instante se apaga la luz automática del baño, en un cubículo tan reducido no puede ser tan difícil encontrar el interruptor! das la luz de nuevo con la mano del kleenex por que la otra sigue sujetando tus bragas, vas contando los segundos que te quedan para salir de allí, sudando por que llevas el abrigo puesto ya que no hay perchero, y es que, hay que ver el calor que hace en esos sitios tan pequeños y en esa posición de fuerza en la que sigues, con los gemelos a punto de estallar.Sin contar el cabreo que llevas por el portazo, el desnuque con la correa del bolso, el sudor que corre por tu frente, la salpicada del chorro en las piernas y en las medias, que todavía están mojadas... el recuerdo de tu mamá que estaría avergonzadísima si te viera así; porque su culo nunca tocó el asiento de un baño público, porque francamente, 'tu no sabes qué clase de enfermedades podrías agarrar ahí'.

Pero la debacle no termina... estás exhausta, cuando te pones de pie ya no sientes las piernas, te recolocas la ropa rápidamente y tiras de la cadena ¡sobretodo! Si no funciona preferirías no salir jamás de ese baño ¡qué vergüenza! entonces sales al lavamanos. Todo esta lleno de agua así que no puedes soltar el bolso ni un segundo, lo cuelgas al hombro, no sabes cómo funciona el grifo con los sensores automáticos así que tocas hasta que sale un chorrito de agua fresca, y consigues jabón, te lavas en una posición de jorobado de Notredame para que no se resbale el bolso desde tu hombro y acabe en la pica del baño bajo el chorro automático, el secador de aire es un trasto inútil así que acabas secándote las manos en tus pantalones, por que no piensas gastar otro kleenex para eso! y sales pasando junto ala línea de mujeres que aún están esperando con las piernas cruzadas y en estos momentos eres incapaz de sonreír cortésmente, consciente de que has pasado ahí una eternidad.

Tendrás suerte si no sales arrastrando un trozo de papel higiénico pegado a tu zapato del largo del río Misissippi, o peor aún, con la falda arremangada pillada por tus medias que te subiste a la velocidad de la luz y enseñando el culo! Lo juro, a mi me pasó y no soy la única, me consta! . y sales.

En este momento ves a tu chico que ha entrado, usado y salido del baño de hombres y que tuvo tiempo de sobra para leer Guerra y Paz mientras te esperaba. '¿Por qué tardas tanto?' te pregunta irritado.' Había mucha cola' te limitas a decir.

Y esta es la razón por la que las mujeres vamos en grupo al baño, por solidaridad, ya que una te aguanta el bolso y el abrigo, la otra te sujeta la puerta, otra te pasa el kleenex por debajo de la puerta y así es mucho más sencillo y rápido ya que tú solo tienes que concentrarte en mantener 'la posición'. y la dignidad.

Esto esta dedicado a las mujeres de todas partes que han tenido que usar un baño público.Y finalmente os explica a vosotros, hombres, porqué nosotras tardamos tanto.


Gracias Maru por recordarme este texto! jaja

martes, 1 de abril de 2008

Rendirse jamás

Nuestra vida está llena de sueños. Pero soñar es una cosa y ver qué hacemos con nuestros sueños es otra.

Por eso, la pregunta es, qué hicimos, qué hacemos y qué haremos con esa búsqueda llena de esperanzas que los sueños, ellos, prometieron para bien y para mal a nuestras ansias.

El sueño del que hablamos no es una gran cosa en sí misma: una imagen de algo que parece atractivo, deseable o por lo menos cargado de cierta energía propia o ajena, que se nos presenta en el mundo del imaginario. Nada más y nada menos.

Pero si permito que el sueño me fascine, si empiezo a pensar “qué lindo sería”, ese sueño puede transformarse en una fantasía. Ya no es el sueño que sueño mientras duermo. La fantasía es el sueño que sueño despierto; el sueño del que soy conciente, el que puedo evocar, pensar y hasta compartir. “Qué lindo sería” es el símbolo de que el sueño se ha transformado.

Ahora bien, si me permito probarme esa fantasía, si me la pongo como si fuese una chaqueta y veo qué tal me queda, si me miro en el espejo interno para ver cómo me calza y demás… entonces la fantasía se vuelve una ilusión. Y una ilusión es bastante más que una fantasía, porque ya no la pienso en términos de que sería lindo, sino de “cómo me gustaría”. Porque ahora es mía.
Ilusionarse es adueñarse de una fantasía. Ilusionarse es hacer propia la imagen soñada.

La ilusión es como una semilla: si la riego, si la cuido, si la hago crecer, quizás se transforme en deseo. Y eso es mucho más que una ilusión, porque el “qué lindo sería” se ha vuelto un “yo quiero”. Y cuando llegó ahí, son otras las cosas que me pasan. Me doy cuenta de que aquello que “yo quiero” forma parte de quien yo soy.

En suma, el sueño ha evolucionado desde aquel momento de inconciencia inicial, hasta la instancia en que claramente se transformó en deseo sin perder el contenido con el cual nació.
Sin embargo, la historia de los sueños no termina aquí; muy por el contrario, es precisamente aquí, cuando percibo el deseo, donde todo empieza.

Es verdad que estamos llenos de deseos, pero estos por sí mismos no conducen más que a acumular una cantidad de energía necesaria para empezar el proceso que conduzca a la acción. Porque… ¿qué pasaría con los deseos si nunca llegaran a transformarse en una acción?

Simplemente acumularíamos más y más de esa energía interna que sin vía de salida terminaría tarde o temprano explotando en algún accionar sustitutivo.

Si un sueño permanece escondido y reprimido puede terminar en un deseo que enferma, volviéndose síntoma; y aún si con suerte no llegara a somatizarse el deseo sin acción es capaz de interrumpir toda conexión pertinente con nuestra realidad de aquí y ahora.

El deseo no es nada más y nada menos que la batería, el nutriente, el combustible de cada una de mis actitudes.

El deseo adquiere sentido cuando soy capaz de transformarlo en una acción.

El deseo me sirve únicamente en la medida en que se encamine hacia la acción que la satisfaga. Nuestra mente trabaja en forma constante para transformar cada deseo en alguna acción.
Cada cosa que yo hago y cada cosa que decido dejar de hacer está motivada por un deseo, pueda yo identificarlo o no.

Jorge Bucay

Luchar


"Luché y pasé momentos difíciles. Tengo mis cicatrices. No hay sueños imposibles. Alcanzarlos depende de la perseverancia, de la capacidad de comprometerse verdaderamente.
Decidí ser guerrera cuando vi que no había elección. O empezaba a pelear por mis sueños o iba a ser destrozada por los de los otros. Ganando o perdiendo, decidí luchar."

Smuke

Smuke, una gatita que rescaté del parking del edificio donde vivo, y que ahora es feliz en una masia en el Montseny, ha tenido su segunda camada de gatitos, cinco preciosidades. Si alguien quiere adoptar alguno solo teneis que decirlo...

No son una monada?


Aviso

Para una correcta visualización de este blog recomiendo usar el navegador Google chrome o Mozilla Firefox,
El Internet explorer está dando fallos y no lo muestra completo.
O, a veces..., todo lo contrario...