sábado, 31 de mayo de 2008

Date cuenta


Todas las personas sueñan con la libertad
pero están enamoradas de sus cadenas.

Khalil Gilbran

viernes, 30 de mayo de 2008

Invitación al ridículo II


Porque el ridículo se resume en esto: vivir tu vida, desnuda, inmediata, rechazando las supersticiones, las convenciones y los dogmas. cuanto más personales somos, más nos identificamos con nuestras intenciones, más coinciden nuestros actos con nuestras ideas, y más ridículos somos.

El ridículo es una fórmula lanzada por los hombres contra la sinceridad. no existe acto sincero que no sea ridículo. Lo que el amor tiene tiene de realmente exaltante consiste en haber logrado suprimir el ridículo entre dos seres, suprimir la censura aplicada de un modo maquinal a su sinceridad. El amor sólo es ridículo para una tercera persona. Las otras grandes sinceridades lo son también para una segunda persona.

Así pues, resulta que los libros, los autores que un día fueron ridículos en razón de su sinceridad despojada y total, poseen virtualidades infinitas que pueden ser retomadas y profundizadas por cualquiera de nosotros.
Con los libros ridículos sucede algo extraño: no afectan del mismo modo que un hecho social ridículo, porque los leemos en soledad, cuyos valores no son los mismos que los de la colectividad. Somos más sinceros cuando estamos solos, puesto que no echamos el cerrojo a nuestra sensibilidad ni a nustra inteligencia en aras del buen sentido y de la lógica. ¿ Por qué una paradoja oída en público irrita y, en cambio, fascina leida en soledad? ¿ Por qué lloramos de emoción al leer una confesión, mientras que nos crispamos molestos si la oímos en público? Quizás porque entonces haga su aparción el ridículo, esa censura a la sinceridad, censura creada por la sociedad para frenar el individualismo en sus excesos.

Mircea Eliade

jueves, 29 de mayo de 2008

Invitación al ridículo


Todo acto que no sea ridículo, en mayor o menor medida, es un acto muerto. Esto se verifica en la más cotidiana y banal vida social. Cuando uno toma el té en un salón y vuelve a colocar tranquilamente la taza en su sitio, realiza un acto perfecto, un acto muerto, pues no hay consecuencias ni en su conciencia ni en la de los demás. Pero ¡ deja caer la taza al suelo derramando el té en la falda de una señorita que habla francés y pídele excusas tartamudeando mientras tratas de borrar la metedura de pata secando el parquet con el pañuelo de batista ! Por un instante eres ridículo, pura y simplemente ridículo. De pronto, el acto se llena de innumerables virtualidades. lo estás pasando mal y en ese instante de turbación y de pánico comprendes que tu vida es inútil, que la de los demás está vacia, que eres un mono grotesco bien vestido y perfectamente arreglado en un salón donde se va a perder el tiempo, adonde se va empujado por el miedo a la soledad, por atracción hacia las vacuidades. Toda una filosofia a partir de una taza de té rota por descuido. ¡ Y eso no es nada !, porque sólo has sido ridículo en una mínima proporción. Ve a decirles a la cara lo que piensas de su té, que en el fondo es lo que piensa todo ser dotado de razón, diles francamente que están perdiendo el tiempo, que se están engañando, que llevan una vida artificial, fáctica, inútil. Diles todo eso y dilo con pasión. Entonces serás realmente ridículo, entonces la gente se burlará de tí, entonces comprenderás que no puedes vivir tu vida sin ser ridículo.

Mircea Eliade

miércoles, 28 de mayo de 2008

Respiración Holotrópica


La palabra holotrópíco deriva de una raíz griega, signifi­ca moverse hacia lo íntegro. Las plantas se mueven en di­rección del sol con un movimiento heliotrópico. En la misma forma, durante una sesión holotrópica, el organismo humano está en un estado de conciencia que le permite moverse en dirección a su integración, volverse un todo completo, y sa­nar sus propios aspectos heridos o fragmentados.

El doctor Stanislav Grof y su esposa, Cristina Grof, desa­rrollaron esta poderosa técnica natural a mediados de los años '70. Para hacerlo, tomaron como punto de partida modernas investigaciones sobre la conciencia y los estudios que realiza­ron acerca de los sistemas espirituales antiguos. En su libro "The Future of Psychology" ("El futuro de la psicología") el Dr. Grof lo expresa del siguiente modo: "En los estados holotró­picos, podemos trascender los estrechos límites del ego corpo­ral y aspirar a nuestra identidad plena". El trabajo con la res­piración holotrópica nos ayuda en este proceso porque indu­ce el estado holotrópico y crea un contexto seguro que nos permite volver a conectarnos con nosotros mismos, con los demás, con el mundo natural y con el espíritu.

Mientras se desarrolla el proceso que corresponde a este trabajo, van surgiendo muchas experiencias, pero proponerse experimentar la respiración holotrópica por sí misma no es el propósito de este trabajo (como tampoco lo son el renacimien­to o el éxtasis). Los objetivos son plenitud, sanación y sabidu­ría. Las experiencias son los medios que permiten alcanzar estos objetivos. Cuando el cuerpo y la mente entran en un estado holotrópico a través del control de la respiración, la sabiduría interior aprovecha la oportunidad para avanzar en dirección a la sanación física, mental, emocional y espiritual, y también para realizar un cambio evolutivo. La Respiración Holotrópica opera según el siguiente principio: somos nues­tros mejores sanadores.


La Respiración Holotrópica combina elementos como: con­trol de la respiración, música, supervisión individual, arte, un período flexible de tiempo sin un momento de finalización determinado y una forma particular de trabajo focalizado en el desbloqueo de la energía. Todos estos elementos suponen un cuidadoso entrenamiento de los facilitadores que condu­cen las sesiones de las personas que respiran. Estas caracte­rísticas del trabajo promueven la seguridad y la cura dentro de estados de conciencia no habituales.

Los que practican la Respiración Holotrópica pueden te­ner imágenes visuales cargadas de emociones, pueden experi­mentar la energía moviéndose dentro de sus cuerpos, pueden alcanzar intuitivamente algunos insights que les permitan acla­rar aspectos conflictivos de sus vidas. Es frecuente oírlos rela­tar que se sienten aliviados del estrés acumulado, que han liberado emociones relacionadas con antiguos traumas, que sienten más confianza en sí mismos y en sus propios cuerpos. También suelen decir que han comprendido y ahora pueden superar antiguas pautas de comportamiento que tenían con­secuencias no deseadas por ellos.

Del Libro "RESPIRACIÓN Y ESPÍRITU:
Respiración Conciente como Técnica de Sanación" de GUNNEL MINETT


Por si había alguna duda...

martes, 27 de mayo de 2008

Desarmando al crítico interno


Muchos de nuestros proyectos de creación de la realidad no llegan a manifestarse. Nos preguntamos porqué. La mayoría de las veces somos nosotros mismos quienes impedimos que el deseo se convierta en logro. Por supuesto, no es algo que hagamos consciente ni intencionalmente, sino que sucede en un plano profundo de nuestra conciencia, actuando de manera sutil pero persistente. Una de las fuerzas internas que puede determinar el fracaso de un proyecto de creación es la voz del crítico interno.

El crítico es esa parte de nosotros mismos que insiste en que hacemos las cosas mal, que podemos fallar, que siempre nos comportamos estúpidamente, que somos feos, y cantidad de disparates semejantes. Muchos afirmarán que la voz del crítico se siembra en la infancia, de la mano de un padre sobre exigente o un hermano celoso. Mas allá de lo interesantes que pueden resultar estos análisis, creo que lo importante es aprender a identificar esa voz y cancelarla.

Aquí van algunos trucos para empezar nuestro entrenamiento en este tema:

1. Atención.

Para atrapar al critico hay que estar muy atentos. ¿Atentos a que? Al diálogo interno. Diálogo interno es ese pequeño monólogo que transcurre dentro de nuestra cabeza mientras transitamos la vida. Debemos concentrarnos, al menos durante un tiempo, al comienzo, en prestar atención a esa voz interna.

2. Palabras Clave.

El vocabulario del critico suele ser estrecho. No por un problema de falta de términos (suele ser muy erudito y argumentativo), sino porque elige especialmente aquellas palabras que sabe que nos van a herir. Sus preferidas son: "siempre (como en "siempre terminas dejándote engañar"), "nunca" (como en "nunca haces nada bien"), frases que diagnostican estupidez o impericia, fealdad o falta de voluntad; en general son aquellas cosas que mas nos dolería escuchar si nos la dijera una persona querida. Pero...quien necesita enemigos cuando tiene un crítico interno fuerte y vociferante!

3. Momentos pico.

El crítico está siempre despierto y activo (excepto, por supuesto, cuando meditamos), pero hay momentos en los que se entusiasma y expresa con mayor nitidez. Esos momentos pueden convertirse en pesadillas, o en grandes oportunidades de atraparlo!Presta atención a lo que te dices a ti mismo en los siguientes momentos:- cuando te presentan gente nueva (y estás pendiente de tu imagen).- cuando estás acercándote a alguien que te atrae.- situaciones en las que has cometido errores.- situaciones en las que estás sintiéndote atacado.- interacciones con figuras de autoridad.- situaciones de conflicto interpersonal.- situaciones en donde se puede lograr un gran éxito pero también hay riesgo de fallar.- conversaciones con parientes.- conversaciones con personas con las que sientes desaprobación.

4. Lleva un registro.

Al crítico lo desmorona el hecho de ser observado. Siente que eso lo despoja de su rol. Si mantienes un registro de lo que te dice durante una semana, notarás inmediatamente una disminución de sus ataques. Debes hacer esto sin ánimo de torturarte con tus resultados porque le estarías haciendo el juego al crítico (y dando argumentos para que siga atacando). Simplemente rastrea esas voces y regístralas objetivamente, sin analizarlas. Ya llegará el tiempo de hacer algo con esa información.

5. Análisis posterior.

El análisis posterior quizás requiera la asistencia de otra persona, pero puedes comenzar tu auto análisis identificando a que categoría pertenece cada ataque.

Todas las frases que te dice el crítico interno responden a una de dos categorías:

  • o pretenden forzarte a hacer algo (o no hacerlo).
  • o pretenden forzarte a no sentir algo (o a sentirlo).

El resultado de este análisis te mostrará el tipo de vida que el crítico pretende que vivas. Después, con tu decisión y tu libre albedrío de tu parte, elegirás si deseas seguirle el consejo, o vivir la vida tal como tu deseas.

Escrito por: Lic. Flavia Carrión

lunes, 26 de mayo de 2008

Curso de Aikido con Yoshigasaki, el video

Ya está aquí... por fin... después de varios dias peleándome con el ADSL ya he podido colgarlo...
Que lo disfruteis!

Fin de semana en la Farga...

Bueno, ya estamos de regreso de un fantástico fin de semana en el campo...
Hemos comido, bebido, reído y, aunque no lo parezca, también hemos practicado Taichi ...
Aquí está parte del documento gráfico y de las pruebas que asuntos internos tiene en su poder. La investigación de nuevos casos en UBKoraçón-Koraçón sigue en marcha. Rogamos a los testigos dejen sus comentarios al respecto...

(Ana, me he dejado algo?)





domingo, 25 de mayo de 2008

Un proyecto de integración

Hoy en día, las prácticas de trabajo interno, aquéllas que nos permiten llegar a la autorrealización, evolucionar desde nuestro estado de conciencia a uno más elevado y sutil o a una mayor armonía con nosotros mismos y nuestro entorno se han convertido en algo fragmentado y separado de nuestra cotidianidad.

Llevamos una práctica generalmente de dos veces a la semana, cuando vamos a nuestra clase de yoga, taiji, qigong etc., y luego volvemos a nuestra monótona y dificultosa vida diaria. Separamos nuestra práctica, de nuestro entorno más inmediato.
Podemos pensar que esto es mejor que nada, que por poco que esto sea, siempre saboreamos otras posibilidades de vivir o estados no ordinarios de conciencia, pero no olvidemos que lo hacemos como pausas de nuestro quehacer de cada día. Como experiencias están bien, desconexiones u oasis de tranquilidad, pero si queremos ir mas allá, hemos de buscar la integración de los diferentes aspectos de nuestra vida y no caer en una especie de esquizofrenia, que nos separa más de nuestro ser y, a la larga, nos sumerge en un vacío existencial, mucho más profundo que la superficialidad en la que ahora estamos inmersos.

Rascar las superficies es divertido pero llega un momento, después de años, en que miramos todo el tiempo que hemos estado buscando y experimentando diferentes sensaciones y vislumbres de la conciencia; miramos nuestro presente y nos damos cuenta de que quizá estamos más fragmentados que al comienzo de la búsqueda, probablemente debido a la lucha entre el yo que busca y el yo arrastrado por la hipnosis colectiva de la sociedad.

En la tradición china se dice que nuestra existencia está influida por tres planos o tres suertes: la suerte del cielo, la suerte del hombre y la suerte de la tierra.

La suerte del cielo se refiere al concepto del tiempo y del destino, nos pone ante nuestro potencial, cuáles son nuestras limitaciones, cuál es nuestro camino; qué momento es idóneo para la acción y cuál para el reposo; cuándo son adecuadas unas prácticas u otras. Esta suerte nos conecta con la armonía del cosmos.

La suerte del hombre conecta con la acción, con las prácticas, ¿qué es lo que hacemos?, ¿cómo es nuestra acción?, ¿qué practicamos?... pero también conecta con la ética y la filosofía de vida. Se trata de conocer que cada paso, cada momento de integración, cada instante perdido abren o cierran puertas de nuestro camino en la vida. Esta suerte nos acerca o aleja de nuestro proceso evolutivo.

La suerte de la tierra es el entorno y el trabajo con el espacio. ¿Cómo se mueve la energía a mi alrededor?, ¿cómo influye ésta en mi vida y en mi práctica?, ¿qué hace que yo me separe de los flujos de energía de mi entorno? y ¿cómo puedo eliminar los obstáculos que no permiten su libre fluir?

Todo se sintetiza en “hacer las cosas correctas, en el tiempo correcto y el lugar correcto”
Si vemos las tres suertes separadas y aisladas, volvemos a desintegrar nuestra vivencia.
Observando la tradición, vemos el símbolo antiguo del emperador en la antigua China, que consta de tres líneas horizontales (cielo-hombre-tierra) unidas por una línea vertical. El emperador era el chamán que mantenía la armonía entre los tres planos: los unía y armonizaba a través de sí mismo.

El arquetipo del emperador representa al practicante, yogui o chamán, todos en nuestra práctica somos emperadores, dignos y responsables de la preservación de la armonía, tanto en nuestro interior, como en el exterior, entre la energía del cielo y de la tierra.. Por ejemplo, una muestra de propuesta de trabajo para una practica armónica y evolutiva es coger el qi (energía vital) como elemento unificador:


Cielo
: Yijing (libro de los cambios) y el bazi ( los 4 pilares del destino)
Hombre: Qigong, taiji, alquimia interna, meditación.
Tierra: Feng shui, geobiologia, geometría sagrada.

Este proyecto integrativo tiene en común conocer y experimentar como se mueve el qi en cada uno de los planos. No vemos estos tres espacios de trabajo como compartimentos estancos, sino que lo que observamos y conocemos en un plano, se interpenetra con los otros sin entrar en conflicto. Lo que valoramos no es el conocimiento de cada disciplina sino llegar al aspecto chamánico de la conexión, del sentir, del unificarse, pasar suavemente del conocimiento a la sabiduría, de la técnica al sentir, del hacer al no-hacer, de la acción al fluir.

En la tradición budista, yóguica, taoísta y chamánica, en el aprendizaje se tenían en cuenta estos aspectos. Así se realizaban y se realizan prácticas o rituales en un momento concreto de configuración astral o en una determinada época del año, se preparaba el espacio sagrado donde realizar el trabajo y había una actitud interna especifica.
Todo lo dicho anteriormente, no nos debe hacer desesperar ni querer aprenderlo todo, sino conocer las herramientas básicas para hacer una práctica profunda y coherente con el camino evolutivo de cada uno, no separado del camino de los otros y del fluir del cosmos.

Busca la armonía a través de ti mismo, para potenciar la armonía a tu alrededor, armoniza lo más cercano y lo más distante, siempre desde la apertura y la relajación, ya que la filosofía de integración de los tres planos es que nada esta separado de nada. Todo se interconecta.

Albert Talarn
Profesor de estilos internos (taiji quan y baguazhang) y qigong.

Terapeuta de shiatsu zen
Estudioso del yijing y el fengshui
www.wuwei-albert. blogspot.com

sábado, 24 de mayo de 2008

Creados el uno para el otro


Déjame que te explique algo brevemente, algo que quizá te sorprenda. La naturaleza se halla en un proceso de experimentación constante, y ha alcanzado un elevado nivel de especialización. Con frecuencia, las cosas son de determinada manera atendiendo a un requerimiento concreto.

Así, por ejemplo, ciertas flores han adoptado una forma particular que sólo atraerá a determinada especie de colibrí -un colibrí cuyo pico es especial, diferente al de todas las demás especies de colibríes- y, a su vez, éstas son las únicas flores a las que ese colibrí puede acudir a libar el néctar. Se han encontrado -podría decirse que, en cierto modo, se han creado el uno al otro- y, por el modo en que viven juntos en armonía, por el hecho de que este pájaro ofrece su dedicación exclusiva a esta flor, la flor asegura su propagación, y sabe que su polen no se desperdiciará.

Y en cuanto al colibrí, el hecho de haberse entregado a esa flor le asegura el sustento permanente. No ha de temer competencia alguna, porque ningún otro tipo de colibrí puede alcanzar ese néctar, está destinado exclusivamente a él, y por ello ha surgido esa unión. No fue algo que ocurriera en una noche; no, llevó su tiempo.

Como resulta obvio, ese colibrí es una de las mayores bendiciones para la flor, y difícilmente podría haber bendición más alta que esa flor para el colibrí. Existen, y fueron creados, el uno para el otro.

¿Y cuál es la bendición para el ser humano? Hemos hablado sobre la vida, hemos hablado sobre el aliento, sobre la existencia, y sí, todos ellos son bendiciones. Pero existe, además, una bendición sublime que es el maestro.

El maestro, a mi entender, es la manifestación del anhelo del corazón. Sin el anhelo del corazón, no existiría el maestro.

El hecho de que algo, dentro de nosotros, busque aquello que también se encuentra en nuestro interior ha creado la necesidad imperiosa del maestro; y cuando el maestro empieza a guiarnos a través del proceso, la magia comienza. Se vuelve sencillo lo difícil; aquello que hubiera llevado toda una vida comprender, ahora es posible entenderlo en un espacio de tiempo muy breve, y el corazón empieza a danzar a medida que va llegando la comprensión. La oscuridad es remplazada por la luz; la duda, por la claridad; la confusión, por el entendimiento; y el pesar, por la alegría.

Prem Rawat (Maharaji)

viernes, 23 de mayo de 2008

Defender la alegria


Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas
defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos
defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias
defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres
defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y de la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa
defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría.

Mario Benedetti

jueves, 22 de mayo de 2008

Cuento taoísta



Había una vez dos monjes que paseaban por el jardín de un monasterio taoísta. De pronto uno de los dos vio en el suelo un caracol que se cruzaba en su camino. Su compañero estaba a punto de aplastarlo sin darse cuenta cuando le contuvo a tiempo. Agachándose, recogió al animal. "Mira, hemos estado a punto de matar este caracol, y este animal representa una vida y, a través de ella, un destino que debe proseguir. Este caracol debe sobrevivir y continuar sus ciclos de reencarnación." Y delicadamente volvió a dejar el caracol entre la hierba.

"¡Inconsciente!", exclamó furioso el otro monje. Salvando a este estúpido caracol pones en peligro todas las lechugas que nuestro jardinero cultiva con tanto cuidado. Por salvar no sé qué vida destruyes el trabajo de uno de nuestros hermanos.

Los dos discutieron entonces bajo la mirada curiosa de otro monje que por allí pasaba. Como no llegaban a ponerse de acuerdo, el primer monje propuso: "Vamos a contarle este caso al gran sacerdote, él será lo bastante sabio para decidir quien de nosotros dos tiene la razón."

Se dirigieron entonces al gran sacerdote, seguidos siempre por el tercer monje, a quien había intrigado el caso. El primer monje contó que había salvado un caracol y por tanto había preservado una vida sagrada, que contenía miles de otras existencias futuras o pasadas. El gran sacerdote lo escuchó, movió la cabeza, y luego dijo: "Has hecho lo que convenía hacer. Has hecho bien". El segundo monje dio un brinco. "¿Cómo? ¿Salvar a un caracol devorador de ensaladas y devastador de verduras es bueno? Al contrario, había que aplastar al caracol y proteger así ese huerto gracias al cual tenemos todos los días buenas cosas para comer. El gran sacerdote escuchó, movió la cabeza y dijo "Es verdad. Es lo que convendría haber hecho. Tienes razón."

El tercer monje, que había permanecido en silencio hasta entonces, se adelantó. "¡Pero si sus puntos de vista son diametralmente opuestos! ¿Cómo pueden tener razón los dos?" El gran sacerdote miró largamente al tercer interlocutor. Reflexionó, movió la cabeza y dijo: "Es verdad. También tú tienes razón."

Extraído de Bernard Werber. "El día de las hormigas". Ed. Plaza & Janés. 1994

miércoles, 21 de mayo de 2008

Curso internacional de Aikido con Yoshigasaki

Aquí están algunas fotos del curso del fin de semana.
La verdad es que se hace corto... aunque aún estoy digiriendo todo lo que el maestro Yoshigasaki nos dijo.
No sé hasta dónde me llevará este camino, per
o sí sé que algún día quisiera sonreír como él lo hace...


Ah! Y felicidades a los premiados!

martes, 20 de mayo de 2008

Los enteógenos


He preferido, dada la proliferación de términos cuyo significado es parcialmente el mismo, algunos antiguos y hoy francamente en desuso, como “psicofármos”, “alucinógenos”, “psicotrópicos”, “psicomiméticos” o “psicoactivos” y otros de acuñación mucho más reciente y de significado más próximo a la realidad que pretenden explicar, como enteógéno (literalmente: “dios generado dentro”), utilizar a menudo el viejo vocablo griego farmakon, en su doble sentido original de droga poderosa capaz de sanar pero también de matar, no sólo el cuerpo sino también la mente de acuerdo con la unicidad original en que eran concebidos.

Para clarificar más la cuestión vendrá bien recordar que allá por los años veinte el Dr. L. Lewin, al que se considera fundador de la psicofarmacología, clasificaba las drogas psicoactivas en euforizantes, que engloban el opio y la cocaína, phantastika o inductores de ilusiones de los sentidos, como el cáñamo, enebrantes, como el alcohol, hipnópticos y excitantes.


A. Hofmann, el químico responsable del descubrimiento accidental del LSD en los años treinta, y desde entonces un entusiasta investigador de los enteógenos, retoma esta clasificación en analgésicos y eufóricos (opio, cocaina), sedantes y tranquilizantes (reserpina), hipnóticos (kavkava) y alucinógenos o psicomiméticos (peyote, cáñamo, etc).

Muchas de estas sustancias solo modifican el estado de ánimo, pero las del último grupo inducen cambios profundos en la percepción de la realidad, incluidos espacio y tiempo, y pueden llegar a provocar despersonalización. Si su efecto es el de trasladarnos a una realidad, que se percibe más auténtica que el mundo habitual, una dimensión cargada de profundo significado religioso e impregnada de un sentimiento de lo sobrenatural, entonces se trata de un enteógeno.


Este término, cuya paternidad procede de C. P. Ruck, ha sido acuñado para definir con mayor exactitud la acción provocada por ciertos farmaka en aquellos que los ingerían en el curso de ciertas ceremonias que constituían el núcleo de muchos cultos mistéricos en la Antigüedad. La experiencia que provocaban difiere radicalmente del sueño narcótico causado por el opio o de la exaltación jubilosa que suele inducir el cannabis, también utilizados ritualmente con fines religiosos por los antiguos.

Por el contrario, bajo el efecto de un enteógeno, el sujeto se mantiene despierto mientras perdura su influencia, inmerso en una experiencia que le será difícil explicar con palabras habituales. Un trance místico (un psiquiatra preferiría denominarlo “excursión psíquica”) que le produce un tremendo impacto anímico y espiritual y que le aporta un tipo de certidumbre que por ninguna otra vía de conocimiento, salvo el duro camino emprendido por los ascetas, es posible alcanzar.

Fuente: Farmaka y enteógenos

lunes, 19 de mayo de 2008

Carta desde el abismo


Una de cal... y otra de arena. Me desconciertas, mi amor. ¿O será que yo lo complico todo? Seguramente. Pero hay días que me elevas a los cielos y días... en que me quemo en los infiernos, sin que tú seas capaz de advertirlo. Días en que me alimento de hasta tu último pensamiento y días en que ninguno es para mí y mi corazón grita hambriento.

Días en que tu calor me envuelve y días en que tu frialdad me hiela el corazón. Días llenos de preguntas que no me atrevo a hacer por miedo a las respuestas. Y es ese no saber el que me sumerge en abismos en los que apenas se divisa la luz de tu mirada. Días que pasan, tiempo que avanza inexorablemente... y me llevan con ellos en una carrera que a veces me resisto a seguir. Y entonces me pregunto que es lo que me impide llegar hasta tí. O me pregunto si estoy en tí como tú en mí. Y busco, busco respuestas de nuevo. Una búsqueda incesante y agotadora, que me deja sin fuerzas y pensando... pensando que no es nuestro tiempo.

Y entonces maldigo a la vida. A esa vida que te cruzó en mi camino. Y luego me arrepiento... y la bendigo. Porque aunque no te tenga, te tengo. Porque aunque no te tenga, te siento. Porque aunque no te vea, tengo tu mirada. Y porque los dos conocíamos las reglas del juego. Y aunque nuestras almas intenten saltárselas en alguna ocasión, nuestras mentes están ahí para parar nuestros pasos. Y no hay más. No puede haberlo.

Al fin y al cabo, no soy más que un fantasma.
Pero un fantasma que te ama y te espera.

"Si el Tiempo es la sangre de los vivos, la Eternidad es la sangre de los muertos"
Margarite Yourcenar.


Mis hormonas sienten debilidad por esta autora cuando andan revueltas...

Convocatoria

domingo, 18 de mayo de 2008

La Virtud no tiene lugar en la oscuridad del Ego

Al Artista Marcial pueden invadirle pensamientos de supremacía, y por tanto tener un comportamiento arrogante que demuestra un muy pobre desarrollo espiritual; que en últimas debe ser el valor más importante a desarrollar por cualquier Artista Marcial que se precie de serlo.

Entender que los grados es “algo que tenemos” y que no es “algo que somos” cuesta mucho sin importar los años que lleves viajando, con quienes hayas entrenado, las condecoraciones que te hayan dado e incluso los libros que hayas escrito.

La verdadera misión del Artista Marcial reside en preservar su legado mediante la comprensión y la armonía, en trascender los malos pensamientos, las malas actitudes y por supuesto las malas acciones; actos como la discriminación, el prejuicio, los señalamientos y las represalias son absolutas negligencias de quien se considere a si mismo un maestro ó un instructor de Artes Marciales.


El Artista Marcial debe ser una persona que genuinamente sea capaz de amar tanto a sus maestros, como a sus compañeros y estudiantes, tolerante con sus disidentes y contradictores, que se construye a sí mismo mediante un esfuerzo interno sincero, y que finalmente se convierte en un modelo que inspira e integra.
En éste contexto la importancia dada al desarrollo personal es preponderante; pero lo es en el sentido que “sirve”, que le es útil a las demás personas y este trabajo no tiene nada que ver con el individualismo que busca la complacencia del propio ego.

Es vital que el Artista Marcial entienda que su “estatus” no lo define verdaderamente, pues tener un bajo ó alto grado en Artes Marciales al igual que poseer muy poco o mucho dinero, no le atribuyen por defecto ninguna cualidad o dignidad. El tener o no tener no es bueno ni malo, es la actitud con la que se tiene o no se tiene, pues ésta puede aniquilar la moral y la integridad de un Artista Marcial.


El objetivo es distinguir lo falso de lo verdadero en el crisol del entrenamiento fervoroso; mientras los más devotos y experimentados se perpetúan y se perfeccionan cada vez más, todos los demás no tienen porque sentir ninguna desventaja, aunque no puedan entender o no puedan saber todo acerca del Camino Marcial que siguen, pues tienen toda la libertad de esforzarse de la mejor manera que puedan, en buscar su propio perfeccionamiento si de todo corazón desean que la espada de la violencia y la destrucción que azota el mundo se detenga.

En este sentido, un autentico Artista Marcial es una persona excepcional que reconoce que su “estatus” no le da derecho de dañar ni física, ni mental, ni moralmente a ningún ser humano en la vida; por el contrario, ha comprendido que su “estatus” le obliga a esforzarse para desarrollarse como una persona digna de confianza, y éste solo hecho despertará el interés de quienes le rodean.
De tal forma, que el Artista Marcial que de corazón tome la decisión de ayudar y tenga el coraje de seguir su camino con perseverancia, y que por tanto sea capaz de conseguir la extraordinaria habilidad de tocar el corazón de las personas, sera entonces “útil” a toda la humanidad como un autentico Maestro de Artes Marciales.

“Sólo cuando una persona es poseedora de un corazón humilde es un espléndido maestro”. Tohei Koichi

Alejandro Estrada 11 Diciembre 2007 - Bogota. Colombia
Fuente: ninjutsucolombia.com

sábado, 17 de mayo de 2008

Unos dias en Torrelavega...

Que bien va de vez en cuando una visita a casa...



Sandra... espero que esta vez te mole más la música... jeje

viernes, 16 de mayo de 2008

La ansiedad también duele.


De la mano del estrés, los trastornos de ansiedad son una dolencia en alza en España y en otros países desarrollados, según sostiene la mayoría de los expertos. A los síntomas clásicos de esta patología, como la preocupación excesiva por lo que ocurre alrededor, la irritabilidad, la dificultad para dormir o la tensión muscular, hay que añadir ahora otro: el dolor.

Según las conclusiones de un amplio estudio, realizado por un grupo de investigadores españoles, la mayoría de los pacientes con trastornos de ansiedad, una patología que afecta ya a un 15% de la población, sufre al mismo tiempo diferentes tipos de dolor, un síntoma que ya se había demostrado en pacientes con depresión.

La investigación, cuyos primeros datos se presentan este jueves en Washington (EEUU), en el 161º Congreso de la Asociación Americana de Psiquiatría, se realizó a partir de una muestra de 7.152 pacientes de 80 centros españoles de atención primaria, de los que se seleccionó un grupo de 442 con trastorno de ansiedad, otro de 559 con la misma dolencia acompañada de depresión y un último de 336 pacientes sin este tipo de problemas.

Tras realizar un seguimiento de dos meses, los investigadores comprobaron que los pacientes que sufrían trastornos de ansiedad manifestaban síntomas de dolor físico en más del doble de casos que el grupo control: 59% frente a 28,3%. La concurrencia de la depresión elevaba todavía más la prevalencia del dolor en el grupo de pacientes con ambas dolencias, donde el 78% padece síntomas dolorosos.

Espalda, hombros y cabeza

Uno de los autores del trabajo, el profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca Ángel Luis Montejo, señala que los dolores más frecuentes entre estos pacientes son los de espalda, hombros y cabeza, aunque “no tienen una patología subyacente” más allá de la ansiedad. “Tras esos dolores, no hay una patología orgánica, sino un aumento del umbral de sensibilidad al dolor, es decir, mayor facilidad para percibirlo”, explica Montejo, que señala que “el dolor tiene un componente psicológico tremendo”.

En cualquier caso, aunque los investigadores esperaban resultados en este sentido, dicen que “nunca se había visto que los síntomas fueran tan evidentes” como en este trabajo, que ha sido financiado por la compañía farmacéutica Lilly, que entre otros productos fabrica antidepresivos.
A su juicio, los médicos de primaria suelen perder un tiempo precioso hasta que descubren que el dolor que refiere el paciente no tiene causa fisiológica. Además, la tendencia general es recetar analgésicos para tratar el dolor, cuando en este caso el tratamiento, según Montejo, debe realizarse con antidepresivos, por lo que los facultativos deben “mentalizarse” en este sentido.

“Si somos capaces de detectar a tiempo que determinados síntomas dolorosos se corresponden en realidad con patologías emocionales, se ahorraría mucho tiempo y se evitarían tratamientos erróneos”, concluye Montejo.


Fuente: publico.es

jueves, 15 de mayo de 2008

Ejercita tus neuronas!

Los pequeños olvidos que comenzamos a padecer después de determinada edad y que no llegan a afectar nuestra vida pero si nos producen ansiedad. Con terror, pensamos que el cerebro empieza a convertirse en gelatina y nos preocupa quedar como la Tía Anastasia, que recuerda con lujo de detalles todo acerca de su niñez en Morelia, pero no puede acordarse de lo qué hizo ayer o esta misma mañana.

Si esto te suena familiar, no te preocupes, hay esperanza.....Existen muchos mitos en los que las personas equivocadamente relacionamos la edad con la falta de memoria. Los neurocientíficos han comprobado que no necesariamente tiene que ser así, que las células se regeneran en el cerebro de los adultos y que, al contrario de lo que se pensaba, la pérdida de memoria no se debe a la edad o a que las neuronas se mueran, sino a la reducción en número y complejidad de las dendritas (ramas de las neuronas) que, a través de la sinapsis, reciben y procesan la información de otras células nerviosas.

Esto sucede por una sencilla razón: falta de uso. Es muy sencillo así como se atrofia un músculo sin uso, las dendritas también se atrofian si no se conectan con frecuencia, y la habilidad del cerebro para procesar nueva información se reduce.
Es cierto, el ejercicio ayuda mucho a alertar la mente; también hay vitaminas y medicinas que aumentan la transmisión sináptica y fortalecen la memoria, sin embargo, nada como hacer que nuestro cerebro fabrique su propio alimento: las neurotrofinas. Las neurotrofinas son moléculas que producen y secretan las células nerviosas, y actúan como alimento para mantenerse saludables tanto a ellas como a las sinapsis. Cuanto más activas estén las células del cerebro, mayor cantidad de neurotrofinas producen; esto genera más conexiones entre las distintas áreas del cerebro.

¿Entonces qué debemos hacer? Lo que necesitamos es hacer pilates con las neuronas: estirarlas, sorprenderlas, sacarlas de su rutina y presentarles novedades inesperadas y divertidas a través de las emociones, del olfato, la vista, el tacto, el gusto y el oído. Además, retarlas con crucigramas, juegos como rompecabezas o ajedrez, etc. ¿El resultado? El cerebro se vuelve más flexible, más ágil, y su capacidad de memoria aumenta. Al leer esto, casi seguro probablemente pienses: Yo leo, trabajo, hago ejercicio y mil cosas más durante el día, así que mi mente debe estar muy estimulada!!! Pero la verdad es que la vida de la mayoría de nosotros se lleva a cabo dentro de una serie de rutinas. Piensa en tu día o semana promedio.... ¿Qué tan diferente es tu rutina de la mañana, tu ruta hacia el trabajo, la hora en la que comes o que regresas a la casa? ¿El tiempo que pasas en el auto? ¿El tiempo y los programas que ves en televisión? las actividades rutinarias son inconscientes, hacen que el cerebro funcione en piloto automático; requieren un mínimo de energía y las experiencias pasan por las mismas carreteras neuronales ya formadas tiempo atrás. No hay producción de neurotrofinas.

Algunos ejemplos de ejercicios que expanden substancialmente las dentritas son:


# Bañarse con los ojos cerrados.
Sólo con el tacto, localiza las llaves de agua, ajusta la temperatura del agua, busca el jabón, o el shampoo... Verás cómo tus manos notarán texturas que nunca antes habías percibido.


# Usar la mano no dominante. Come, escribe, abre la pasta dentífrica, lávate los dientes, abre el cajón con la mano que más trabajo te cueste usar. Péinate, báñate píntate, aféitate lava los dientes con tu mano no dominante.

# Lee en voz alta.
Se activan distintos circuitos que los que usas para leer en silencio.

# Cambia tus rutas. Toma diferentes rutas para ir al trabajo, a tu casa.

# Cambia tus rutinas.
Haz cosas diferentes. Fuérzate a salir, conocer y charlar con personas de diferentes edades, trabajos e ideologías.Experimenta lo inesperado. Usa las escaleras en lugar del ascensor. Sal al campo, camínalo, huélelo.

# Cambia las cosas de lugar.
Al saber dónde está todo, el cerebro ya construyó un mapa. Por ejemplo, cambia el lugar del pote de la basura; verás la cantidad de veces que tirarás el papel al viejo lugar.

# Aprende algo nuevo. Cualquier cosa puede servir, aprende fotografía, cocina, yoga, estudia un nuevo idioma. Si te gusta, arma rompecabezas, tápate un ojo para que pierdas la percepción de la profundidad, por lo que el cerebro tendrá que confiar en otras vías.

# Identifica las monedas. Pon en tu coche una taza con varias monedas diferentes y tenlas a la mano para que, mientras estás esperando en el semáforo, con los dedos trates de identificar la denominación de cada una.

# Cambia el mouse de la computadora al lado contrario de donde lo usas comúnmente.

Por qué no abrir la mente y probar estos ejercicios tan sencillos que, de acuerdo a los estudios de Neurobiología del Duke University Medical Center, amplían nuestra memoria?

Y si tenemos suerte y funcionan, nunca más volveremos a preguntarnos:
¿Dónde dejé las llaves? ó ¿Dónde dejé las gafas?

Fuente: La flecha

miércoles, 14 de mayo de 2008

Esto es amor

Esto es amor, esto es amor, yo siento
en todo átomo vivo un pensamiento.
Yo soy una y soy mil, todas las vidas

pasan por mí, me muerden sus heridas.

Y no puedo ya más, en cada gota
de mi sangre hay un grito y una nota.
Y me doblo, me doblo bajo el peso
de un beso enorme, de un enorme beso.

ALFONSINA STORNI - ESTO ES AMOR


martes, 13 de mayo de 2008

Todo está bien


Abandonarse a los rincones más profundos del corazón, para dejar a un lado toda lucha y todo deseo, nos conduce a conocer aquello que es eterno.

Como ha dicho un maestro:


Una vez me abrí más allá del sentido de mí mismo, pude experimentar como "mi dolor" se transformaba en "el dolor", el dolor del mundo. Vi como se movía el universo y el planeta ardía - tanto dolor - pero todo podía soportarse, y no alcanzaba a ninguna cosa. Descansaba en el seno de una inmensa paz.

En la puerta de la aflicción nos liberamos de las ilusiones y apegos -de una falsa separación de la vida- y lo sostenemos todo. Podemos descansar en el gran corazón de Buda, Jesus y de Aquel que Sabe.

Jack Hornfield -después del éxtasis, la colada-

lunes, 12 de mayo de 2008

La petite mort

La leyenda de las tres pipas

Una vez, un miembro de la tribu se presentó furioso ante su jefe para informarle que estaba decidido a tomar venganza de un enemigo que lo había ofendido gravemente. Quería ir inmediatamente y matarlo sin piedad!

El jefe lo escuchó atentamente y luego le propuso que fuera a hacer lo que tenía pensado, pero antes de hacerlo llenara su pipa de tabaco y la fumara con calma al pie del árbol sagrado del pueblo. El hombre cargó su pipa y fue a sentarse bajo la copa del gran árbol.
Tardó una hora en terminar la pipa. Luego sacudió las cenizas y decidió
volver a hablar con el jefe para decirle que lo había pensado mejor, que era excesivo matar a su enemigo pero que sí le daria una paliza memorable para que nunca se olvidara de la ofensa. Nuevamente el anciano lo escuchó y aprobó su decisión, pero le ordenó que ya que había cambiado de parecer, llenara otra vez la pipa y fuera a fumarla al mismo lugar.

También esta vez el hombre cumplió su encargo y gastó media hora meditando. Después regresó a donde estaba el cacique y le dijo que consideraba excesivo castigar físicamente a su enemigo, pero que iría a echarle en cara su mala acción y le haría pasar verguenza delante de todos.

Como siempre, fue escuchado con bondad pero el anciano volvió a ordenarle que repitiera su meditación como lo había hecho las veces anteriores.
El hombre medio molesto pero ya mucho más sereno se dirigió al árbol centenario y allí sentado fue convirtiendo en humo, su tabaco y su bronca. Cuando terminó, volvió al jefe y le dijo: "Pensándolo mejor, veo que la cosa no es para tanto. Iré donde me espera mi agresor para darle un abrazo. Así recuperaré un amigo que seguramente se arrepentirá de lo que ha hecho".

El jefe le regaló dos cargas de tabaco para que fueran a fumar juntos al pie del árbol, diciéndole: "Eso es precisamente lo que tenía que pedirte, pero no podía decirtelo yo, era necesario darte tiempo para que lo descubrieras vos mismo".

domingo, 11 de mayo de 2008

La posada de la abuela


Una visión indígena de la menopausia

Les hablo como Mujer Búfalo del Norte, hermana mayor. Soy Mujer Tierra, enraizada profundamente en este suelo; soy Mujer Espíritu, portadora del Gran Misterio. Hoy vengo a hablarles de la Posada de la Abuela a aquéllas que ya estén allí y a todas las que conocen su función. Mujeres, despierten y vean, pues se aproximan a esta posada. Hombres, despierten y escuchen, pues éstas son sus mayores, guardianas de la Ley Altísima.

La Posada de la Abuela es la etapa de las mujeres de cabello blanco (sabiduría) que ya han sobrepasado el tiempo de dar el poder de su sangre y ahora la retienen como energía para sostener la Ley. Cuando elegimos rodearnos de un cuerpo terrenal, también aceptamos su responsabilidad, un don para ser compartido. Al elegir un cuerpo femenino, aceptamos la posibilidad de nutrir y renovar todas las cosas. Nuestra herramienta es la ley única del Creador: "Estarás en buenas relaciones con todas las cosas y con todos los seres en la gran rueda de la vida".

La Ley de las Buenas Relaciones, don del Creador a las mujeres, es un conocimiento innato que abarca todos los aspectos de las relaciones. Despierta, se desarrolla y profundiza en contacto con quienes, en nuestra sociedad, la modelan. Nuestro deber es compartir las comprensiones profundas con nuestros hermanos y familias, de modo que la armonía y la paz reinen entre nosotros.

Cuando nuestras mayores atraviesan el umbral de la Posada de las Abuelas se convierten en cuidadoras de la Ley. Su atención ya no se consume en la creación de sus propias familias. En este sentido, no tienen hijos y, según nuestras costumbres, quienes no son padre o madre de ningún hijo en particular, son padre y madre de todo hijo. Su atención se vuelve hacia los hijos de Todas Nuestras Relaciones: sus propias criaturas, las de sus amistades, clan o etnia, y las criaturas de todas las ruedas de la vida: Bípedos, Cuadrúpedos, Alados, con Aletas, los Que Crecen Verdes, y demás. Nuestra relación con el gran círculo de la vida recae en sus manos. Ellas deben ejercer su responsabilidad modelando, enseñando y compartiendo la vivencia de dicha ley en la vida de todos los días, de modo que todos alcancen el equilibrio.

En términos prácticos, para las mujeres esto significa lo siguiente: al cruzar la menopausia, se abre la oportunidad de experimentarse a sí misma de una manera renovada y profundamente poderosa. Al dejar atrás el desconcierto y el temor generados por presión cultural y al abrirse a la verdad que mora en su interior, la mujer encuentra un desafío increíble para el que está mucho mejor equipada que cualquier otro bípedo. Le es posible sentarse en consejo y usar el poder de la sangre ahora retenida para crear un mundo armonioso a su alrededor.

La sangre de luna (menstrual) de la mujer se halla entre las substancias más nutrientes y bio-energetizantes de la Tierra. Puesta sobre una planta, ésta se nutre en profundidad. Nuestras costumbres nativas proponían, durante nuestras ceremonias de siembra y nutrición de las cosechas, que las mujeres en su tiempo lunar se movieran entre las plantas y derramaran su sangre. Nuestras mujeres siempre dieron su sangre honrosamente. Se sentaban sobre el suelo y la donaban directamente o la derramaban sobre musgos que luego depositaban sobre la tierra, para nutrirle y renovarla. Se acomparíaban con esta canción:

"Entrego esta sangre de vida a Todas Mis Relaciones y abro mi matriz a la Luz.
Entrego esta sangre de vida a Todas Mis Relaciones y abro mi matriz a la Luz.
Entrego, entrego, entrego, entrego; abro mi matriz a la Luz."

Vicki Noble, en el "El tambor del Chamán", recuerda que ésta fue la primera sangre ofrecida en el altar, como ofrenda bendecida. Luego, cuando se dejó de honrar a las mujeres y se ignoró el poder de sus sangre dadora de vida, se recurrió a los sacrificios animales y humanos para salpicar sangre sobre el altar.

Esta es la sangre que retienes en ti cuando ya no sangras en los ciclos lunares; has dejado atrás tu tiempo lunar. Abuelas: quizás no sean conscientes de la profunda responsabilidad que ahora asumen; de saberlo, hubieran tenido la oportunidad consciente de aprender y profundizar en vosotras mismas y en la buena relación durante sus vidas, de modo de salvar a su pueblo, de modo de brindarse bien es estos años. Mujeres jóvenes que ahora leen esto, vosotras podéis ser conscientes y elegir aprender y crecer de este modo, para estar listas cuando os toque entrar a la Posada de laAbuela.


Muchas tribus y etnias recuerdan la primacía de la Ley de Buenas Relaciones y en ellas los consejos de Abuelas gozan de la más alta autoridad. Si un jefe de paz no guiaba a su pueblo por la tierra de modo que gente y animales tuvieran buena comida, agua clara y valles acogedores en tiempos de vientos fríos, las Abuelas solicitaban a otro que condujera; señalaban a alguien que contara con mejores posibilidades de llevar a cabo la tarea de nutrir y renovar la vida del pueblo. Si un jefe de guerra creaba tanta animosidad entre las tribus vecinas y la frecuencia de los ataques interrumpía el bienestar del pueblo, le pedían encontrar usos productivos, y no destructivos, para su energía. Tal era su poder: se hacían cargo seriamente de nutrir y renovar al pueblo y actuaban en concordancia.


Hoy en día, las Mujeres Búfalo nos piden que asumamos el papel que quedó vacante. Cuando observo el mundo que nos rodea, veo que todos y cada uno de los problemas que enfrentamos como Bípedos son problemas de relación, sea con los árboles de las selvas tropicales, con otros pueblos, dentro de nuestros sistemas familiares disfuncionales o en la alienación de unos con otros y con la naturaleza. Despierta el deseo de relacionarnos con nosotras mismas como cocreadoras con Todo Lo Que Existe. Sobre estos temas se nos pide explayarnos y encarar acciones espirituales.


La Posada de la Abuela abarca todas las mujeres post-menopáusicas. Dentro de ellas se forman grupos pequeños en torno a funciones específicas. Para algunas, el cuidado de un cesto sagrado; para otras, cierta clase de curación; y para otras el mantenimiento de la senda de la belleza (arte) entre la gente. Una artesana en canasta puede pertenecer a la vez al grupo de cestería y al grupo que Quarda objetos sagrados (esto último por linaje familiar). Una mujer puede pertenecer tanto a una sociedad de Danzas del Sol como a una sociedad de herboristeras.

Al comenzar a reunirse con otras, el primer grupo es pequeño y heterogéneo y se hace necesario descubrir intereses comunes, capacidades individuales y metas. Parte del tiempo juntas puede emplearse en aprendizaje y comprensión, en reuniones para compartir capacidades para meditar y escuchar las Grandes Voces Internas, para caminar sobre la Tierra o para fortalecer y tonificar el cuerpo.


Con frecuencia se me pregunta por quienes han experimentado amenorrea, menopausia temprana 0 histerotomías. Aunque no creo poseer respuestas exactas, mi propia experiencia me da algunas pautas. Lo primero que les digo es que el ritmo actividad/receptividad, acción terrena/ Gran Misterio, que es el ciclo natural en sincronía con la Abuela luna, todavía resuena en las aguas de sus cuerpos, aunque no vaya acampañado de sangre externa. Profundizan la vivencia de los ciclos lunares dentro de vosotras, ya que resulta de suma importancia para cada una y para Todas Sus Relaciones, a fin de atravesar el velo durante la sangre, ir hacia el Gran Misterio y traer visión para el pueblo. Por otra parte, muchas de nosotras, sin experimentarnos todavía como ancianas, somos llamadas a la Posada de la Abuela. Hay una necesidad urgente de despertar esta función entre las mujeres, debida al derrumbe de las culturas aborígenes y al abandono de las costumbre femeninas. Muy pocas se sientan en las Posadas y perpetúan la nutrición y renovación de sus pueblos, por lo que algunas más jóvenes somo llamadas a la Posada por medios muy diferentes. Aceptémoslo como un honor.


Finalmente, me referiré el rito de pasaje de la Posada de la Abuela. Aquellas que estén cerca de una mujer que cruza el umbral, deben honrarla y manifestarle apoyo en este tiempo de responsabilidad grande. Una meditación guiada puede ayudarla a conectarse con su propia fuente de fuerza y sabiduría. Quienes la conocen, saben qué aspectos son su fuerte. También debe recordársele su responsabilidad en la nutrición y renovación de Todas Sus Relaciones y la Ley de Buenas Relaciones del Creador.


Sé que mediante su propia experiencia, cada una profundizará su sabiduría mucho más allá de lo que pueda decirles. Recordar: la Madre Tierra, la Abuela Luna y el Padre Espíritu viven dentro de cada una de vosotras. Sumergiros profundamente en vostra verdadera naturaleza y extraer de allí la belleza.


Broooke Medecine Eagle (Águila Medicinal), aborigen de América del Norte, creció en una reserva de Montana. Es Cuidadora de la Tierra, visionaria, escritora, artista, docente y curadora.

sábado, 10 de mayo de 2008

Y sigue lloviendo

Debido al tiempo he tenido que gestionar la frustración de no haber podido volar esta mañana... en fin, paciencia... que últimamente está de moda. Pero no sus preocupéis, Marianne y Jimena, que saltamos el 1 de junio... jeje.

Ya es de noche y no para de llover. Mas de 24 horas cayendo agua. Bueno, al fin y al cabo era lo que pedíamos no? Claro que nunca llueve a gusto de todos. Pero bendita sea esta lluvia... Limpieza... por fin.

Es sábado y tenía que haber trabajado sirviendo cervezas en una terracita... pero claro, con este día ni siquiera hemos montado las mesas. Fumando desde la puerta veíamos pasar los paraguas calle arriba y calle abajo....
Y otra cervecita... y unas palmas, uno coge la guitarra y otro se pone a cantar... vaya, que ha salido una de esas tardes imprevistas e inolvidables... unas 25 personas resguardadas de la lluvia en "el porró", con ganas de sacarle el lado positivo al asunto.

Y el sonido de la lluvia al caer nos acompaña... hacía ya tiempo que no llovía tan constante...
Chubasqueros, paraguas que se pliegan, botas altas, Y ese olor especial de humedad que envuelve la noche. Está resultando un día especialmente meditativo. El paisaje ha cambiado, la luz, el olor, el sabor... los pies mojados...

Tlaloc ha escuchado las plegarias de la tierra...

Tlaloc era el dios de la lluvia y del relámpago entre los aztecas. Tlaloc era representado como un hombre que usaba una red de nubes, una corona de plumas de herón, sandalias de espuma y cargaba cascabeles que hacían el trueno. Tenía dientes de jaguar heredados de la cultura Olmeca, para los que su dios de la lluvia era un hombre jaguar. Tlaloc era conocido como "el proveedor" porque en su poder estaba la producción de lluvia que hacía crecer el maiz. Era el señor de los fenómenos atomosféricos y de los espíritus de las montañas. El descargó grandes cóleras sobre los Aztecas. A menudo usó sus rayos del relámpago para enfermar a las personas. Se dice que tenía cuatro diferentes jarrones de agua en su posesión. Cuando vaciaba la primera, traía vida a las plantas. La segunda causaba destrozo, la tercera traía el hielo, y la cuarta provocaría la destrucción total.

viernes, 9 de mayo de 2008

Hoy llueve...


Nunca te quejes de nadie, ni de nada, porque fundamentalmente tu has hecho lo que querías en tu vida. Acepta la dificultad de edificarte a ti mismo y el valor de empezar corrigiéndote. El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas de su error. Nunca te quejes de tu soledad o de tu suerte, enfréntala con valor y acéptala. De una manera u otra es el resultado de tus actos y prueba que tu siempre has de ganar.

No te amargues de tu propio fracaso ni se lo cargues a otro, acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño. Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar. No olvides que la causa de tu presente es tu pasado así como la causa de tu futuro será tu presente. Aprende de los audaces, de los fuertes, de quien no acepta situaciones, de quien vivirá a pesar de todo, piensa menos en tus problemas y mas en tu trabajo y tus problemas sin eliminarlos morirán. Aprende a nacer desde el dolor, y a ser mas grande que el mas grande de los obstáculos, mírate en el espejo de ti mismo y serás libre y fuerte y dejaras de ser un títere de las circunstancias porque tu mismo eres tu destino.

Levántate y mira el sol por las mañanas y respira la luz del amanecer. TU eres parte de la fuerza de tu vida; ahora despiértate, lucha, camina, decídete y triunfaras en la vida; nunca pienses en la suerte, porque la suerte es el pretexto de los fracasados.


Pablo Neruda

jueves, 8 de mayo de 2008

Krishnamurti y la meditación


Si durante el día está usted alerta, si está atento a todo el movimiento del pensar, a lo que usted dice, a sus gestos -cómo se sienta, cómo camina, cómo habla- si está atento a sus respuestas, entonces todas las cosas ocultas salen a la luz muy fácilmente. En ese estado de atención lúcida, despierta, todo es puesto al descubierto.



La mayoría de nosotros está inatenta. Darse cuenta de esa inatención, es atención.

La meditación no es una fragmentación de la vida; no consiste en retirarse a un monasterio o encerrarse en una habitación sentándose quietamente por diez minutos o una hora en un intento de concentrarse para aprender a meditar, mientras que por el resto del tiempo uno continúa siendo un feísimo, desagradable ser humano.

Para percibir la verdad, uno debe poseer una mente muy aguda, clara y precisa —no una mente astuta, torturada, sino una mente capaz de mirar sin distorsión alguna, una mente inocente y vulnerable. Tampoco puede percibir la verdad una mente llena de conocimientos; sólo puede hacerlo una mente que posee completa capacidad de aprender. Y también es necesario que la mente y el cuerpo sean altamente sensibles —con un cuerpo torpe, pesado, cargado de vino y comida, no se puede tratar de meditar. Por lo tanto, la mente debe estar muy despierta, sensible e inteligente.

Las necesidades básicas para descubrir aquello que está mas allá de la medida del pensamiento, para descubrir algo que el pensamiento no ha producido son tres: 1) se debe producir un estado de altísima sensibilidad e inteligencia en la mente; 2) ésta debe ser capaz de percibir con lógica y orden; 3) finalmente, la mente debe estar disciplinada en alto grado.

Una mente que ve las cosas con total claridad, sin distorsión alguna, sin prejuicios personales, ha comprendido el desorden y está libre de él; una mente así es virtuosa, ordenada. Sólo una mente muy ordenada puede ser sensible, inteligente.

Es preciso estar atento al desorden que hay dentro de uno mismo, atento a las contradicciones, a las luchas dualísticas, a los deseos opuestos, atento a las actividades ideológicas y a su irrealidad. Uno ha de observar "lo que es" sin condenar, sin juzgar, sin evaluar en absoluto.

La mayor parte del tiempo está uno inatento. Si usted sabe que está inatento, y presta atención en el momento de advertir la inatención, entonces ya está atento.

La percepción alerta, la comprensión, es un estado de la mente de completo silencio, silencio en el cual no existe opinión, juicio ni evaluación alguna. Es realmente un escuchar desde el silencio. Y es sólo entonces que comprendemos algo en lo cual no está en absoluto envuelto el pensamiento. Esa atención, ese silencio, es un estado de meditación.

Comprender el ahora es un inmenso problema de la meditación —ello es meditación. Comprender el pasado totalmente, ver dónde radica su importancia, ver la naturaleza del tiempo, todo eso forma parte de la meditación.

En la meditación existe una gran belleza. Es una cosa extraordinaria. La meditación, no "cómo meditar".

La meditación es la comprensión de uno mismo y, por lo tanto, significa echar los cimientos del orden —que es virtud— en el cual existe esa cualidad de disciplina que no es represión ni imitación ni control. Una mente así, se halla, entonces, en un estado de meditación.

Krishnamurti

martes, 6 de mayo de 2008

Baba Yaga y nuestro anhelo sagrado

En medio del camino de la vida,
me desperté encontrándome solo en un oscuro bosque.

Dante Alighieri


¿Qué es lo conduce a una persona al camino espiritual? Hasta donde podemos recordar, todos podemos sentir un misterio en el hecho de estar vivos. Cuando se nos presenta un niño en los primeros momentos posteriores al nacimiento, o cuando la muerte de un ser querido nos golpea de cerca, el misterio se vuelve tangible. Está ahí cuando somos testigos de una radiante puesta de sol o encontramos un momento de silenciosa paz en las cambiantes estaciones de nuestros días. Comunicarnos con lo sagrado constituye quizás nuestro anhelo y necesidad más profunda.

El despertar nos llama de mil formas. Como canta el poeta Rumi: “La uva quiere convertirse en vino.” Existe una inclinación a la totalidad, a estar plenamente vivos, incluso cuando nos olvidamos. Los hindúes dicen que el niño canta en el seno de la madre: “No me hagáis olvidar lo que soy.” Pero dicha canción, tras el nacimiento se convierte en: “ Oh, ya lo he olvidado.”

A lo largo del mundo encontramos historias de este viaje, imágenes de anhelo de despertar, los pasos a lo largo del camino que todos seguimos, las voces que llaman, la intensidad de la iniciación con la que debemos encontrarnos, el coraje que necesitamos. En el corazón de cada uno está la sinceridad original del buscador, que debe admitir honestamente lo pequeño que es nuestro conocimiento del universo y lo grande que es lo desconocido.

La honestidad que nos exige la búsqueda espiritual es contemplada en los cuentos rusos de iniciación sobre Baba Yaga. Baba Yaga es una anciana con salvaje rostro de arpía, que remueve su puchero y lo sabe todo. Vive en lo más recóndito del bosque.

Cuando la buscamos estamos asustados, puesto que nos exige que vayamos de noche, que hagamos preguntas peligrosas y nos salgamos fuera del mundo de la lógica y la comodidad.

No conocemos todas las razones que nos impulsan a un viaje espiritual, pero de alguna manera nuestra vida nos impele a ir. Algo dentro de nosotros sabe que no estamos aquí solo para trabajar. Existe una misteriosa atracción a recordar. Lo que nos saca de casa y nos lleva al oscuro bosque de Baba Yaga, puede ser una combinación de acontecimientos. Puede ser un anhelo de la niñez, o un encuentro “casual” con un libro o una figura espiritual. En ocasiones, algo en nosotros despierta cuando viajamos a una cultura extranjera y el mundo exótico de nuevos ritmos, fragantes olores, colores y actividad nos catapultan fuera de nuestro sentido de realidad habitual. A veces es tan sencillo como caminar en las montañas azul verdosas u oír música coral de tal belleza que parece inspirada por los dioses. En ocasiones, se produce esta misteriosa transformación cuando estamos junto al lecho de un moribundo y una “persona” se esfuma de la existencia, dejando únicamente un saco de carne sin vida que espera ser enterrado. Mil puertas nos abren al espíritu. Ya sea en el resplandor de la belleza o en los oscuros bosques de la confusión y de la pena, una fuerza tan contundente como la gravedad nos devuelve al corazón. Es algo que nos sucede a todos.

Jack Kornfiield. “Después del éxtasis, la colada”


Los caminos

Un día, un becerro atravesó un bosque virgen para volver a su pastura. Como era un animal y no podía darse cuenta, abrió un sendero tortuoso, lleno de curvas, subiendo y bajando colinas para llegar donde quería. Al día siguiente, un perro usó ese mismo sendero para atravesar el bosque. Después fue el turno de un carnero, jefe de un rebaño, que viendo el camino marcado hizo a sus compañeros seguir por allí.

Más tarde, los hombres comenzaron a usar ese sendero: entraban y salían, giraban a la derecha y a la izquierda, descendían, se desviaban de obstáculos, quejándose y maldiciendo, con toda razón. Pero no hacían nada para crear una nueva alternativa. Después de tanto uso, el sendero acabó convertido en un amplio camino donde los pobres animales se cansaban bajo pesadas cargas, obligados a recorrer en tres horas una distancia que podría haber sido vencida en treinta minutos, si no hubieran seguido el sendero abierto por el becerro.

Pasaron muchos años y el camino se convirtió en la calle principal del poblado y, finalmente, en la avenida principal de la ciudad. Todos se quejaban del trayecto porque peor no podía ser.

Mientras tanto, el sabio bosque se reía, al ver que los humanos tienen la tendencia a seguir ciegamente los caminos que ya han sido abiertos, sin cuestionarse nunca si esa es la mejor elección.

Paulo Coelho

lunes, 5 de mayo de 2008

Recuerdo

"Sólo se pierde aquello que no se cuida.
No se cuida aquello que no se valora.
No se valora aquello que no se ama.
No se ama aquello que no se conoce"

domingo, 4 de mayo de 2008

Mayo en la playa



Gracias David, Raul, Ivan, Rakel, Ana, Isa, Luis... por vuestra compañia...
Somos ocho no?? jejeje...

Salud companys!!

Aviso

Para una correcta visualización de este blog recomiendo usar el navegador Google chrome o Mozilla Firefox,
El Internet explorer está dando fallos y no lo muestra completo.
O, a veces..., todo lo contrario...