miércoles, 6 de octubre de 2010

Totonicapan



Totonicapan, la casa de los pájaros de agua. Situado entre Catemaco y Nanciyaga, bordeando la laguna, se encuentra la que de momento es nuestra nueva casa. Rodeada de un gran jardín en un terreno que una vez le robaron a la selva, me encuentro envuelta de grandes árboles con sus particulares habitantes. A una le puede apetecer un poco de vida salvaje siempre y cuando te acostumbres a encontrarte un alacrán dentro de casa o a que te pique una avispa campanera cuando vas a recoger unos aguacates al jardín de buena mañana, o bien a cruzarte con una tarántula en un rincón de la alberca. Ya casi tengo superado lo de los mosquitos, pero esto son temas mayores… no es como ver una ardillita o una ranita en el Montseny. Conocéis la leyenda de la viuda negra? Pues es una arañita que al parecer también vive por aquí. Los lugareños recomiendan disponer de un machete por si te topas con alguna víbora. Ojala tuviera el conocimiento de los antiguos chamanes y brujos del lugar sobre plantas y antídotos naturales pero como no es así hay que confiar en los antiestamínicos y antibióticos disponibles. Y en cuanto pueda me hago con un machete!

Lo bueno es que también puedo disfrutar de otros animalillos como los tucanes que anidan en un tronco de palmera muerta en el jardín, puedo observar sus idas y venidas desde la ventana de mi habitación. Ya tengo identificadas unas florecillas rojas que les encantan a los colibrís, me encantan estos animalillos! Son como hadas revoloteando!. Mis queridas luciérnagas se dejan ver a primera hora de la noche siempre que no llueva. Por la mañana el inconfundible alboroto de las chachalacas, una especie de gallina con una cola larga que pasea en grupo de árbol en árbol, suele despertarme como hacían los gallos antiguamente en Castilla. También hay muchas mariposas, aunque ahora no es la época de las grandes migraciones. La variedad de aves es inmensa. Pájaros de todos los tamaños y colores abundan por estas tierras. Desde unos pequeñitos con el pecho amarillo o las conocidas golondrinas hasta los buitres y águilas.

El trabajo de estos días está siendo encontrar el equilibrio entre el miedo ancestral que ha hecho que los humanos nos refugiemos en la aparente seguridad que nos ofrece la vida en comunidad en las grandes urbes y la emoción por disfrutar de la naturaleza con todo su esplendor y los riesgos que conlleva. Una se da cuenta de que somos realmente frágiles y vulnerables en según qué medio te encuentres. El afán por mantener todo bajo control nos impide ver más allá de nosotros, ver el gran mundo que nos rodea. Aquí todo está lleno de vida y en eso consiste la belleza del lugar. No en sus casas, vestimentas o construcciones, sino en la gran dualidad de nuestra querida madre tierra, la vida y la muerte.

Esta semana está previsto que ya dispongamos de un carro. Se lo hemos comprado al dueño de una funeraria. Lo pintaremos de color rojo y le quitaremos la cruz… Es broma. El carro era el suyo particular, una camioneta Ford del 98, alta y grande, justo lo que necesitábamos para poder seguir inspeccionando los alrededores del lago. Me encanta moverme en los taxis rurales comunitarios, pero dependes de unos horarios concretos y estás a expensas de que te pille la tormenta mientras los esperas. Aunque la verdad es que es lo más económico, en una horita de dejan en la playa de Montepío por unos 27 pesos (euro y medio aprox). Si necesito comprar algo me dejan en Catemaco por 5 pesos (30 céntimos de euro), lo cual los hace muy concurridos y asumibles. A mí me gusta sentarme detrás, en la caja cubierta con una lona para la lluvia, porque desde ahí puedo ver el paisaje y sentir el aire mientras viajo.

To be continued…

Nur
Imagen by Nur

11 comentarios:

Eulàlia dijo...

Uaaaaaaauuuuu!!!! No puedo decir mucho más, lo que describes es maravilloso. Estaba pensando en ti un minuto antes de recibir el correo... está claro que la relación entre las personas funciona igual a 20 o a miles de kilómetros. Me alegro tanto Nur, tanto de que hayas hecho lo que debías. Tus noticias me hacen reflexionar a menudo y replantearme muchas cosas, disfrútalo como lo estás haciendo (cada vez que voy al baño, veo un cocodrilo en el pasillo, ja,ja,ja....) Gracias por llenarnos de Madre Tierra a todos. Las fotos una pasada!!!! Muchos besosssssss y un fuerte abrazo a todos (tucanes y colibrís incluidos...)Hasta pronto guapa, sigue VIVIENDO COMO LO ESTÁS HACIENDO!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Guau, guau..., que bonito es tu nuevo hogar. Disfruta y sobre todo comprate el machete por si..

Petonets,

AN OL

Anónimo dijo...

Buena experiencia Nur...Disfrutala..Un besote eneorme y se te quiere muuuuucho.

Dani

Eva dijo...

Gracias por estas ventanas a la naturaleza que nos envías a los que seguimos en las urbes.....y cómprate ese machete, que uno nunca sabe de que esquina te va a salir la próxima víbora...Un beso, cariño

Eva

Pilar dijo...

Nur, bonita!! gracias por tus letras en el blog, me ha llegado hasta casa la sensación de la frescura de ese lugar. Y me sigues sacando una sonrisa aún en la distancia...

Un fuerte abrazo
Vuelvo al ruedo ;)

Anónimo dijo...

Mil petons, nena, i gracies per aquestes histories mexicanes. Esperem la propera, impacientment.

Y la gente? Ya tienes algún amiguito del alma en tu nuevo hogar? Has roto algún corazoncito por el camino? Cuéntanos, cuéntanos… Por si dudabas, la familia de aquí sigue igual de loca y te añora en sus reuniones estrambóticas.

Una abraçada grossa con l’olor de pluja i vent de Barcelona.

Sigue informando.
La Kurda

Nur dijo...

Un beso Kurdiiiii !!!

David dijo...

Pues yo, que conozco a mi hermana y he vivido con ella varios años en la infancia, le diria al cocdrilo y a la viuda negra QUE HUYERAN en cuanto la vieran!!!!

Nur dijo...

Pues no me irian mal un par de tus "grititos" para auyentar a las bestias! jajajaja

Constanza dijo...

He llegado casualmente a tu blog, a tu vivencia, a tu historia, a tu busqueda.
Que bien sabe leerte desde tus paisajes soñados y encontrados....que bien se siente escuchar el sueño de otro proyectado en la realidad.
Seguire contemplando desde el otro lado de la pantalla tus idas y venidas en medio de los verdes mas intensos, los ruidos mas increibles, las sensaciones mas impresionantes.
Un abrazo

Constanza

Anónimo dijo...

siguenos contando tus increibles vivencias en ese lugar paradisiaco Nurita, estoy deseando seguir leyéndolas.....petonets mami

Aviso

Para una correcta visualización de este blog recomiendo usar el navegador Google chrome o Mozilla Firefox,
El Internet explorer está dando fallos y no lo muestra completo.
O, a veces..., todo lo contrario...