lunes, 4 de junio de 2012

Flujo constante



Estamos, como dijo Heráclito, en un proceso de flujo constante, nunca permaneciendo iguales, cambiando continuamente, como lo hace un río. Y, como un río, no podemos comprender cómo somos si solo nos concentramos en nuestro lado del ser. Un río siempre envuelve esta tensión entre lo lleno y lo vacio, entre el ser y el no-ser. Si solo nos fijamos en lo lleno, ya no tenemos un río, sino que un lago, que un estanque o incluso un pantano. Si solo nos fijamos en lo vacio, también dejamos de tener un río, tenemos ahora un canal seco, sin movimiento, sin vida propia.

Rafael Echevarria, Ontologia del lenguaje
Imagen by Nur, Aventurec 2011

Aviso

Para una correcta visualización de este blog recomiendo usar el navegador Google chrome o Mozilla Firefox,
El Internet explorer está dando fallos y no lo muestra completo.
O, a veces..., todo lo contrario...