jueves, 2 de abril de 2009

El delantal de la abuela


¿Te acuerdas del delantal de la abuela?

La principal función del delantal de la abuela era proteger el vestido que estaba debajo, pero además servía de agarradera para retirar la sartén más que caliente del fuego.

Era una maravilla secando las lágrimas de los niños, y en ciertas ocasiones, limpiando sus caritas sucias.
El delantal servía para transportar desde el gallinero los huevos, los pollitos que necesitaban terapia intensiva, y a veces los huevos golpeados que terminaban en la hornalla.

Cuando llegaban visitas, el delantal de la abuela servía de refugio a los niños tímidos, y cuando hacía frío, la abuela se envolvía los brazos en él.

Aquel viejo delantal, agitado sobre el fuego, oficiaba de fuelle. Y él era el que cargaba con las papas y la leña hasta la cocina.

Servía también de canasto para llevar las verduras desde la huerta.
Después de usarse en la cosecha de las arvejas, le tocaba el turno con los repollos.

Con él se recogían los frutos que caían de los árboles al terminar el verano.
Cuando alguien llegaba inesperadamente, era sorprendente la rapidez con que el viejo delantal podía sacar el polvo de los muebles.

Cuando se acercaba la hora de comer, la abuela salía a la puerta y agitaba el delantal, y entonces los hombres que estaban en los campos comprendían de inmediato que el almuerzo estaba listo.
La abuela también lo usaba para colocar en la ventana la torta recién sacada del horno, para que se enfriara.
Actualmente, por el contrario, la nieta coloca la tarta en el mismo lugar, pero para que se descongele.

Pasarán largos años antes de que alguien invente un objeto que pueda reemplazar aquel viejo delantal que tantas funciones cumplía…


Fuente: Cajón secreto

9 comentarios:

Angeles dijo...

Uyyy qué ternura, me acordé de mi nona y su delantal...que también usaba para limpiarse la naríz.
Y todo tal cual...
Besotes:))

Nur dijo...

jajaja, si, de pañuelo supongo que también sirve!

Besos de por fin viernes querida!

Anna M dijo...

Precioso!!
ES verdad me acordé del delantal de mi abuela, tenia muchos pero todos similares de color gris con cuadritos, buff me ha emocionado, pq me acuerdo tanto de ella, su presencia silenciosa, su mirada tierna, su comprensión tan inmensa..
Si no te importa me gustaria insertarlo en el foro, me gustaria compartirlo con ellos tambien.
Un abrazo(de viernes)

Anna M dijo...

http://boards5.melodysoft.com/app?ID=Nirvana-Ahavah-Espiritual me olvide de poner el enlace

Jurema dijo...

El delantal mágico!!
recuerdo que me decía , niña! ponte el delantal,que una mujer sin el no es mujer!!
Ahora solo me pongo uno pequeño y coqueto para hacer el sofrito, ufff.....
Salio el sol Nur! besis

Anónimo dijo...

Hola Nur, estoy con mucho trabajo, así que estos días tan solo tengo tiempo para leerte, pero tu post de hoy me obliga a comentar. Primero, porque ha despertado la nostalgia en mí, además, mira tu, que todos tenemos los mismos recuerdos, tiernos recuerdos del delantal de nuestra abuela...cuanto tiempo hacía que no pensaba en ella.
Lo segundo es reivindicar los pasteles...que no todos son congelados, algún día te los enseñaré.
Nada, espero que lo de tus mocos ya esté solucionado y puedas pasar una buena Semana Santa.
Besos de chocolate blanco.
Maria

Logan y Lory dijo...

Los delantales de las abuelas, siempre guardaban secretos y tesoros.

Un abrazo.

Silvano Baztán dijo...

¡Hola, Nur! Qué entrada más entrañable. Es una descripción de puro realismo que nos ha tocado a todos los que hemos podido tener contacto con las abuelas 'de antes'. Dudo que las futuras abuelas, las abuelas 'ye-yé' usen ese delantal mágico que describe tu entrada...

¿Una pena? ¿Pura evolución?...

Salud para ti y los tuyos.

João dijo...

una verdadera obra de arte.

Aviso

Para una correcta visualización de este blog recomiendo usar el navegador Google chrome o Mozilla Firefox,
El Internet explorer está dando fallos y no lo muestra completo.
O, a veces..., todo lo contrario...